Se dispara el precio de pruebas falsas

(El Universal)

CIUDAD DE MÉXICO.- Una casa ubicada en el número 11 de la calle Luis González Obregón, en la delegación Cuauhtémoc de la Ciudad de México, es el centro de operaciones del famoso mercado negro de documentos falsos de la Plaza de Santo Domingo.

Ahí, en pleno Centro Histórico de la Ciudad de México, a tiro de piedra de Palacio Nacional, se imprimen test falsos con resultados de las pruebas rápidas SARS-Cov-2, cuya demanda se incrementó 50% ante la exigencia de muchas empresas a sus empleados de presentarse con resultados negativos para poder trabajar.

Entre el repunte de contagios por la cuarta ola de Covid-19 y la ansiedad por el avance de ómicron, las clínicas y hospitales públicos se encuentran saturados y para obtener las pruebas hay que formarse por más de 10 horas, o gastar entre 300 y 3 mil 500 pesos para hacerse la prueba en un laboratorio privado.

En una habitación de no más de tres metros cuadrados, una de tantas que están en el interior del mencionado domicilio, imprimen los test con logos del laboratorio de tu preferencia.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.