Nuevas protestas contra el presidente Bolsonaro

(AP)

RÍO DE JANEIRO.- Las manifestaciones del domingo en todo Brasil contra el presidente Jair Bolsonaro fueron mucho menos numerosas que las concentraciones que el presidente convocó hace unos días, lo que deja de relieve que la presión de las calles sigue siendo insuficiente para impulsar su destitución.

Muchos de los que protestaron se vistieron de blanco, según las instrucciones de los grupos políticos que organizaron las manifestaciones en al menos 19 estados. Hubo una notable ausencia de partidos políticos de izquierda, lo que disminuyó la participación.

“Bolsonaro está en medio de una crisis política, pero la opinión pública hasta ahora no ha ejercido presión sobre los legisladores centristas para un juicio político”, dijo Leonardo Avritzer, profesor de ciencias políticas de la Universidad Federal de Minas Gerais. “El juicio político puede llegar si los legisladores entienden que empiezan a correr riesgos de no ser elegidos en 2022 si siguen apoyando al presidente brasileño”.

La protesta se centraba en el presunto mal manejo de la pandemia de COVID-19 por parte del gobierno y en la creciente inflación, en particular de productos básicos como los alimentos y la electricidad. Pero, para algunos, la manifestación adquirió una nueva urgencia después de los mítines del 7 de septiembre en los que Bolsonaro intensificó sus ataques contra el Supremo Tribunal Federal y amenazó con sumir al país en una crisis constitucional.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.