“No fue suicidio”

(El Universal)

Monterrey, NL.- Yolanda Martínez Cadena no se suicidó, fue drogada con algún medicamento o sustancias tóxicas que le provocaron la muerte, por parte de un grupo organizado de siete o diez personas que la mantuvieron en cautiverio, la maltrataron y tal vez abusaron de ella sexualmente, sostuvo su padre José Gerardo Martínez Bautista, con base en investigaciones de peritos internacionales que le ofrecieron su apoyo.

En entrevista al iniciar la ceremonia de velación de laos restos mortales de su hija, en las Capillas del Carmen de la avenida Constitución en el centro de Monterrey, Don Gerardo comentó que aún está en espera de los resultados de algunos estudios, pero aseveró, “ya hay algunos estudios adelantados como quiera”, y eso lo hace sostener que la muerte de Yolanda no fue por suicidio, “fue feminicidio” y ya es cuestión de la Fiscalía que pase a la investigación estos datos y que encuentre a las personas responsables para que paguen por lo que hicieron.

– ¿Ya le confirmaron esa versión que fue feminicidio?

– “Casi, es más seguro, llevamos más del 60 por ciento de seguridad, de alguna manera es un gran avance porque no fue suicidio, ya nada más hay qué saber, qué sustancia se le administró para que muriera, porque fue inyectada con algún medicamento con alguna sustancia que le provocó la muerte”.

Don Gerardo Martínez lamentó que haya andado solo durante tres semanas buscando a Yolanda y recalcó, “si me hubieran puesto atención cuando yo pedía apoyo a las autoridades o a la gente que me pudiera ayudar, a lo mejor hubiera sido otro el resultado y hubiéramos encontrado a mi hija con vida; pero desgraciadamente ella fue ejecutada al principio de los días que fue mi búsqueda, entonces no hubiéramos tenido un resultado favorable”.

En las Capillas del Carmen de avenida Constitución se realizó la velación de los restos de Yolanda Martínez Cadena. Este domingo se realizará una misa de cuerpo presente, y al final partirá el cortejo fúnebre al panteón Los Pinos en Juárez, Nuevo León, “porque así lo pedí yo, para estar cerca de mi hija”, comentó Don Gerardo.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.