Tony Dalton va en ascenso

 

(El Universal)

Ciudad de México. – A sus 47 años, el nombre de Tony Dalton ya es bien conocido internacionalmente, luego de su destacada aparición en “Better call Saul”, como Lalo Salamanca, pues fue el mismo actor que tras unirse a la serie, fue moldeando a su personaje –con la aprobación de Vince Gilligan- hasta convertirlo en uno de los más memorables, pero antes de su paso por Hollywood tuvo que labrarse camino en la televisión y gran pantalla mexicana. Esta es su historia.

Todavía cuando el spin-off de “Breaking bad” no era realidad, Saul Goodman –abogado de Walter White o “Heisenberg” y Jesse Pinkman ya había dado indicios de la existencia de Lalo –primo de “El Tuco”-, al mencionarlo en episodio clave para la serie, sin saber que sería actor mexicoamericano quien daría vida a este personaje que llegaría a “Better call Saul” en la 4ª. temporada, alcanzando presencial en 5ª. Y 6ª.

Pero alcanzar reconocimiento que hoy legítima su carrera no fue sencillo. El actor nacido en Laredo, Texas, tuvo primer acercamiento a la actuación motivado por romance de adolescencia, que lo llevó a inscribirse en teatro y por lo que se trasladó a más de 3 mil kilómetros de distancia de su natal Texas, para formarse en Nueva York, a partir de ahí se dio cuenta cuál era su vocación.

Mientras se preparaba en la escuela de Lee Strasberg, donde se aplica la metodología de la “memoria afectiva” para forjar a actrices y actores –participó también en obras con papeles de poca importancia, por lo que decidió viajar a Los Ángeles y probar suerte en castings.

En esa época, hizó más de 300 castings y rechazado en todos, situación que frustro su expectativa de dedicarse a la actuación, ya que su apariencia no empataba con fisionomía de americano, pero tampoco con características con la que son asociados mexicanos, lo que le impidió obtener papel en infinitas ocasiones.

Pero, una vez más, buscó en la que pudiera tener más oportunidades para desempeñarse como actor, por lo que se mudó a México, pues gracias a su cercanía con Texas, había viajado a nuestro país y dominaba el español. Esto le permitió estar en telenovelas, por las que es recordado como “Clase 406” y “Rebelde”.

Tras sus primeras participaciones en televisión, comenzó a ser reconocido por su nombre y lo llevó a participar en series –que empezaban a introducirse en México- como “Los simuladores”, “13 miedos” y “El señor Ávila”. También protagonizó películas mexicanas como “Matando Cabos” y “Sultanes del Sur”. Participó en filmes como “El infierno” y “La dictadura perfecta”. Dos décadas después, llegó el momento que tanto esperaba, participar en producción del país que es nativo, lo que llevó a conseguir su papel dentro de “Hawkeye”, serie basada en uno de los personajes de Marvel.

Dijo que el público no tiene ni idea de lo que ocurrirá en el desenlace de “Better call Saul” y que, así como gran parte de espectadores, él tampoco está litos para que la serie termine, “No importa lo que piensen que va a pasar, la gente no tiene idea”, “hubo episodios que leí, que me hicieron saltar de un lado a otro en el lugar que obtuve en Albuquerque. Es emocionante ver cómo va a salir todo.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.