Fito Páez Trilogía Lanza “Futurología Arlt”, segunda parte de la discográfica “Los años salvajes”

(EFE)

Madrid. – “En un momento en el que la música está tan pasteurizada”, Fito Páez se reconoce sorprendido gratamente de la buena recepción que ha tenido su último trabajo, una musicalización instrumental y sinfónica del libro “Los siete locos” de Roberto Arlt (1929) que forma parte de una trilogía discográfica igualmente salvaje.

“Podría ser uno de los mayores delirios de mi carrera”, reconoce al presentar el recientemente publicado “Futurismo Arlt” (Sony Music), que define como “una obra descarnada, hecha con mucho amor a través del tiempo”.

Y tanto tiempo. La simiente se remonta a 1995, cuando Julio Bocca le propuso integrar un show de danza y música sobre tango, folclore argentino y rock. Según cuenta, de aquella reunión “chispeante” a la que asistió Cecilia Roth surgió la idea de ponerle música al libro.

“El proyecto se frustró, pero nunca cesó en mí la idea de llevarlo adelante”, comenta Páez, convencido de que “algunas cosas tienen que macerar en el tiempo, no solo para el oyente y la época, sino también para uno, sobre todo cuando es un material delicado sobre un libro icónico, frondoso e inabordable”.

De “Los siete locos” destaca sobre todo la capacidad del autor para anticipar hechos que sucedieron en Argentina y en el mundo como el peronismo, la pandemia o la guerra.

“Es asombrosa su capacidad para ver el hueso de la condición humana, sin vaselina, con una escritura exuberante y delirante”, señala el músico, que fue avanzando “caóticamente” en la composición, como una “olla calentándose a fuego lento que hubo que remover un montón” y a la que echaba como inspiración retazos de personajes y escenas.

¿Hace falta una mente delirante para traducir en música a otra? “Sí”, responde raudo, antes de precisar que “la locura es dañina y nosotros queremos solo disparate, tarea en la que nos ayudan autores de la envergadura de Roberto Arlt”.

Musicalmente comenzó como una receta de mínimos: de una estancia en una playa uruguaya surgieron unos teclados, a los que añadió apenas una cuerda, unos pianos, quizás algún clarinete y madera… y así fue creciendo hasta convertirse en una obra orquestal.

Su grabación en 5 días no fue menos avezada, con triple vértice entre Los Ángeles, donde estaba Gustavo Borner como productor (tarea a la que también se sumó Diego Olivero), Buenos Aires con el director musical Ezequiel Silberstein y, desde Praga, la Orquesta Sinfónica Nacional Checa.

“Así fue como llegué a esta obra de la que estoy muy orgulloso”, ratifica el argentino, agradecido por la multitud de mensajes de felicitación que le han llegado por redes. “No me pasó con ningún álbum, ni con ‘El amor después del amor’ (1992). Me sorprendió en un momento en el que la música está tan pasteurizada, porque pensé que la gente no tendría ganas de música experimental, pero sí las tuvieron de escuchar este delirio de un rosarino”, se felicita.

Páez, que ha ideado hasta una propuesta escenográfica multidisciplinar para “Futurismo Arlt”, con música en vivo, videomapping y actores y anda “a la espera de que algún promotor se anime a montarla”, lanzó ya en 2021 el disco “Los años salvajes”, título que terminará englobando como una obra integral a esta obra orquestal y un tercer disco bien diferente.

Bookmark the permalink.

Comments are closed.