El “Rocketman” sigue en pie

(EFE)

Los Ángeles. – Más de medio siglo de música de éxito y 74 años de vida adornan a Elton John, pero no estaba todo dicho en una carrera que, cuando parecía tocar a su fin (anunció su retirada de los escenarios), ha realizado su enésima conquista, la de la generación Z, que lo ha devuelto al número 1 con su último disco.

Hasta “Easy On Me” de Adele, allí en lo más alto de la lista gobernaba hasta hace días su “Cold Heart”, grabado junto a Dua Lipa y concebido como reinterpretación bailable con el DJ y productor PNAU de su éxito de finales de los 80 “Sacrifice”.

Como esa canción, rediviva a través del tiempo, el artista nacido Reginald Kenneth Dwigh (Middlesex, 1947) sabe mantenerse conectado con tiempos desde su primer éxito con “Your Song” en 1970, ya fuese en alianza con talentos como el de su inseparable letrista Bernie Taupin desde orígenes o con jugadas maestras más allá de lo musical.

Ganador de cinco Grammy y otros tantos Brit, además de 2 Globos de Oro y 2 Oscar, los primeros años 70 fueron su lanzadera prendiendo fuego a su piano con baladas como “Candle In the Wind”, clásicos rock como “Bennie And The Jets”.

Cada vez que su llama parecía flaquear, acertaba con un nuevo trallazo, como “I’m Still Standing” en los 80, cuyo título ya era toda una declaración de intenciones, o su versión en los 90 de “Don’t Let The Sun Go Down On Me” con George Michael.

Esos años fueron de la BSO de “El Rey León” y, una vez más, mostró que sabía adaptar su repertorio a acontecimientos cuando transformó “Candle In The Wind” en epitafio para Lady Di y, segundas, en tema de éxito de todos los tiempos.

Sus temas no dejaron de sonar para nueva generación milenial gracias a aliados como la “boy band” Blue, que reinterpretó a su lado “Sorry Seems To Be The Hardest Word”.

Más recientemente, tanto “Rocketman” como su alizanza con Lady Gaga en tema “Sine From Above” le volvieron a poner en el candelero, aunque hacía cerca de 20 años que no conseguía número 1, desde el remezcla de Ashley Beedle de su tema de los 70 “Are You Ready For Love”, por lo que esta reconquista del espacio musical es todo un hito.

Todo cabe en “The Lockdown Sessions”, su último álbum en el que ha concitado abrumadora nómina de aliados tan intergeneracional como su trayectoria, de Stevie Nicks y Stevie Wonder a Miley Cyrus y Young Thug, pasando por Eddie Vedder, Gorillaz, Nicki Minaj o la citada Dua Lipa.

Junto a ellos traba a la música soul, al “country” melódico, al rock y a la música disco, mezcla tan bizarra que en cualquier otro artista habría resultado incongruente, pero no en él.

En ese abanico está representado su perfil de adalid de la causa LGTBQ+, con invitaciones a Rina Sawayama (para cantar “a la familia que uno elige” en reivindicación de la balada hiperedulcorada de los 90), el cantante de Years And Years, rehaciendo el himno gay de Pet Shop Boys que este interpretó para la serie “It’s a Sin” sobre la lacra del sida.

En esa línea nadie mejor para recoger su testigo que Lil Nas X, otro de los colaboradores, quien viene de escandalizar a sectores más conservadores con su visibilización de la sexualidad y la estética no heteronormativa. Y así, Elton se apunta otro tanto junto a un icono más de la Generación Z.

Sea como fuere, ha sido sorpresa fruto del parón de la pandemia, que frenó en seco la que debía ser su gira del adiós (que retomará en 2022) y prueba una vez más que nunca hay que bajar la guardia con Elton John. El ‘Rocketman’ sigue en pie.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.