“Déjenme vivir”

(El Universal)

Ciudad de México. – “Déjenme vivir”, es el grito de liberación de Lola Cortés al hablar sobre su proceso de búsqueda de identidad, que la llevó a definirse como queer y bisexual hace 21 años, pero todo había quedado dentro de su ámbito más íntimo, hasta que el mes pasado durante un episodio de Iconic Drag Fashion Week, declaró pertenecer a la comunidad LGBTTTIQ+.

“Claro que soy queer (persona que construye y manifiestan su sexualidad fuera de cualquier clasificación de género binario) y las personas que lo vivimos sabemos lo que es la palabra queer, la busqué perfectamente tratando de buscarme una identidad, porque llega un momento en que tienes que cumplir con tantos cánones de sociedad que me perdí y cuando encontré esta palabra dije, sí soy y soy feliz”.

Lola recuerda que desde su adolescencia trató de definir si le gustaban los hombres o las mujeres, y el tener que cumplir con una imagen bien cuidada que le exigían en las televisoras, no le ayudó mucho a aclarar su sentir.

“Tuve una bronca muy fuerte con mi familia cuando yo me destapé en mi sexualidad; esto fue recién me separé (hace más de dos décadas), que fue cuando me destapé y dije, es cierto, lo asumo y necesito además no sólo vivirlo, hablarlo claramente. Mi familia se separó de mí, mi madre y mi hermana (Laura Cortés) no me quisieron volver a ver más, aunque tiempo más tarde nos volvimos a unir y sigue la vida ¿qué daño pude haberles causado?”.

La llamada reina de los musicales explicó, que la necesidad de expresarse como no pudo hacerlo en su adolescencia y parte de la adultez, es lo que la ha llevado a realizarse diversos tatuajes en su cuerpo.

“Siendo mujer adulta con hijos todo era cállate, no digas, no puedes, no debes, tú no; y cuando empiezas a vivir tu vida, que les digo, soy persona muy feliz, sé lo que soy, cumpliré 52, mi madre ya se fue y creo que por eso lo hice público”.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.