David Bowie Polifacético

 

[EFE)

Cannes. – Al británico David Bowie nadie puede quitarle la etiqueta de estrella del rock, pero reducirlo solo a eso no le hace justicia. El documental “Moonage Daydream”, estrenado en Cannes, retrata con imágenes inéditas a un artista polifacético, que se retaba constantemente a sí mismo.

Detrás de ese ambicioso propósito está el cineasta estadounidense Brett Morgen, que recibió por primera vez autorización del patrimonio y la familia de Bowie y tuvo acceso a unos 5 millones de documentos, incluidas grabaciones, ilustraciones y diarios, que le costó cuatro años filtrar.

“Me involucré en esto con un respeto enorme hacia David como artista y lo acabé con un gran respeto hacia él como hombre. Sabía que era un músico y un compositor increíble, pero no tenía ni idea de que era alguien tan extraordinario”, dijo el autor de “The Kid Stays in the Picture” y “Kurt Cobain: Montage of Heck”.

En su documental es el propio Bowie (1947-2016) quien se explica a sí mismo. Sus entrevistas y sus reflexiones sirven para entenderlo como artista y como persona y para ver una evolución que él abrazó de forma constante.

“Soy un coleccionista de personalidades”, apunta el cantante en esa cinta, en la que se recuerda que le gustaba ponerse al límite y en situaciones incómodas para ver cómo las superaba y no acomodarse. Su decisión por ejemplo de mudarse a Los Ángeles, ciudad que decía detestar, es fruto de esa búsqueda perenne de nuevos retos.

Pocos jugaron con tantos estilos musicales y con la ambigüedad sexual como él, que sin embargo solía quitar importancia a las lecturas que se hacían de su atuendo: cuando un entrevistador le preguntó si los llamativos zapatos que llevaba eran de hombre o de mujer, él le contestó que eran simplemente zapatos.

El arte era para él una suerte de “terapia” que le permitía dar cuerpo a sus visiones y pensamientos, y cuando una expresión artística dejaba de interesarle pasaba a la siguiente, adentrándose en exploración no solo de la música, sino del cine, teatro, pintura o escultura.

El documental toma el nombre de su single “Moonage Daydream”, tercera canción de su álbum “The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders From Mars” (1972), en el que introdujo a “Ziggy Stardust”, su primera gran encarnación en un personaje galáctico.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.