Anne Heche, trágico final

 

(EFE)

Los Ángeles. – La actriz estadounidense Anne Heche falleció el viernes a los 53 años, una semana después de sufrir un aparatoso accidente de auto mientras conducía a gran velocidad por calles de Los Ángeles.

La noticia fue primero anunciada por su amiga Nancy Davis en Instagram y luego la familia confirmó la muerte cerebral de la actriz. Heche sigue conectada a las máquinas que permiten que su corazón siga latiendo para mantener sus órganos viables para donaciones.

“Hoy perdimos una luz brillante y un alma amable y alegre, una madre cariñosa y una amiga legal”, añadió el representante de la familia de la actriz, que deja 2 hijos, de 20 y 13.

Anne Heche saltó a la fama a finales de los 1980 con su retrato de Vicky Hudson y Marley Love en la telenovela “Another World”, por la que ganó un Emmy. Luego protagonizó cintas independientes, con gran repercusión popular como “Psycho” (1998), “I Know What You Did Last Summer” (1997) y “Six Days, Seven Nights” (1998).

Mantuvo sonadas relaciones con la presentadora Ellen DeGeneres y con el actor James Tupper. En su horizonte profesional tenía pendiente el estreno de la película “Girl in Room 13”, en la que interpretaba a la madre de una hija secuestrada por una red de trata de mujeres. El canal de televisión Lifetime ha confirmado que emitirá la película.

La actriz fue ingresada en el Hospital West Hills el 5 de agosto, cuando su Mini Cooper azul se estrelló contra vivienda en Los Ángeles y el vehículo acabó envuelto en llamas.

Según con la Policía, el automóvil iba a gran velocidad que se salió de la carretera y ardió al chocar contra inmueble, provocando graves quemaduras a Heche. Antes del incidente, cámaras la grabaron conduciendo de manera temeraria.

De hecho, se vio implicada en dos accidentes al chocar primero contra un auto y después contra un garaje del que huyó mientras vecino le gritaba, según en video difundido.

Por otro lado, la Policía de Los Ángeles investiga si la actriz conducía bajo los efectos de las drogas antes del accidente de tráfico del pasado viernes.

La Oficina de Información Pública de la Policía angelina confirmó a los medios que análisis de sangre revelan la presencia de drogas, aunque se necesitan “pruebas adicionales para descartar otras sustancias administradas en el hospital”.

Durante años, habló de sus problemas de salud mental, que condensó en un libro, “Llámame loca”, en inglés, publicado en 2003, después de ingresar en un centro de rehabilitación.

En sus memorias contó que su padre abusó de ella antes de fallecer en 1985 por complicaciones del VIH y que ese mismo año su hermano mayor murió en accidente de tráfico que ella siempre creyó que fue un suicidio.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.