Trafican con datos genéticos de SLP

Redacción

[San Luis Hoy]

En 2016, la Fiscalía General de Justicia del Estado, a cargo entonces de Federico Garza Herrera, habría proporcionado la base de datos de perfiles genéticos obtenidos de restos de personas sin identificar a empresa, Central ADN, que luego contactaría a familias de personas desaparecidas para ofrecer sus servicios de localización.

Lo anterior fue expuesto en el reporte “Traficantes de ADN”, realizado por las reporteras Wendy Pérez y Paula Mónaco, con el auspicio del Proyecto Piloto de Periodismo de Investigación de la Unesco.

De acuerdo con el informe, San Luis Potosí, junto con Veracruz, Coahuila, Jalisco, Morelos y el gobierno federal proporcionaron de manera poco clara las bases de datos con la información genética de 65 mil restos de personas consideradas como desaparecidas a la empresa Central ADN.

La empresa, también señala el documento, ha contactado a desaparecidos señalando que posee datos oficiales que podrían servir para ubicar a sus parientes.

En el reporte se consigna el caso de una potosina que busca desde hace ocho años a cinco parientes, entre ellos sus dos hijos, desaparecidos cuando transitaban por Tamaulipas.

En 2019, fue contactada por una representante de la compañía para informarle que disponían de la base de datos. El reportaje señala que a esta y a otras familias de desaparecidos les pedían muestras para extraer ADN: saliva, gotas de sangre, huesos o dientes, para compararlos con las bases de datos oficiales de muestras de cuerpos

Aunque señala que uno de estos documentos, manejado por la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas fue robado y luego acabó en poder de la empresa, en el caso de San Luis Potosí, fue la propia Fiscalía General del Estado la que la entregó a la empresa privada.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.