Taxistas desquician a la ciudad con bloqueos

 

Leonel Mora

[San Luis Hoy]

Las protestas de ayer de taxistas que exigen la entrega de concesiones antes de que concluya la actual administración estatal, además del combate a lo que ellos consideran pirataje, ocasionaron caos vial en extensas áreas de la ciudad y perjuicios directos a miles de personas que nada tienen que ver con la problemática de los choferes de autos de alquiler.

Afiliados a diversas organizaciones bloquearon la avenida Muñoz, cerca del crucero con Hernán Cortés, zona donde se ubican las oficinas de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) del Gobierno del Estado.

También bloquearon la avenida Sierra Leona en su cruce con Salvador Nava Martínez y el cruce de Sierra Leona con avenida Himalaya, este último, donde opera el Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4) de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE).

Otro grupo hizo presencia afuera de la Casa de los Gobernadores, en el fraccionamiento Loma Alta, como medida de presión para que se liberen alrededor de mil 800 concesiones nuevas antes del cierre del actual gobierno, a pesar de que la convocatoria de la SCT contempla dar el fallo hasta noviembre de 2021, ya con la nueva administración estatal.

Los bloqueos ocasionaron interminables filas de conductores atorados en los puentes de Salvador Nava Martínez en sentido oriente a poniente y desesperación en personas que debían recoger a sus hijas e hijos a la salida de las escuelas, o que necesitaban llegar a hospitales del poniente de la ciudad.

Entre los peatones, se vivió la incertidumbre del paso de camiones de transporte público que los llevaran de vuelta al hogar o a empleos de turno vespertino.

En el cruce de Sierra Leona y Nava Martínez hubo conatos de agresión entre taxistas y particulares e incluso hubo conductores que pasaron por encima de las barricadas de ramas y piedras que habían colocado los manifestantes.

Las protestas se prolongaron más allá de las 3:00 de la tarde, con los taxistas lanzando cohetones al aire por alguna extraña razón, sin que autoridades del Gobierno del Estado lograran desactivar los bloqueos.

Mientras la residencia del gobernador era resguardada por más de ocho patrullas y no pocos agentes de a pie, en los puntos de bloqueo prácticamente no hubo personal de Tránsito o de Policía que orientara a la ciudadanía sobre rutas alternas, por lo que las y los particulares tuvieron que idear por sí mismos la forma de salir del caos que generaron los taxistas.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.