Piden reinstalación de especialistas en autismo en el DIF

Jaime Hernández

[San Luis Hoy]

Familiares de personas diagnosticadas con Trastorno de Espectro Autista (TEA), inconformes con el cambio de personal del Centro Estatal de Diagnóstico y Capacitación Autismo DIF, cuestionaron al DIF estatal sobre la decisión y piden la restitución del equipo encabezado por la especialista Abigail Landelius.

En una misiva dirigida el 13 de octubre pasado a Lorena Valle Rodríguez, presidenta de la Junta Directiva del DIF Estatal y a su directora general, Cecilia Hernández Gordoa, un grupo de al menos ocho familias de usuarios del centro pidieron también una explicación sobre el traslado de las instalaciones del centro al Instituto Temazcalli. Hast hace poco, Autismo DIF operaba en el Centro de Rehabilitación y Ecuación Estatal

A nombre de los afectados, Greace Lugo Vargas, madre de dos menores diagnosticados con TEA, indicó que el grupo, tras haber dialogado con el nuevo personal del centro, percibieron que no pudieron demostrar ser especialistas ni tener la experiencia en torno al TEA, lo que les hace temer que sus parientes sufran un retroceso terapéutico, luego de lograr, durante un lapso importante, perceptibles avances con el equipo original.

Los quejosos señalan que si el centro iba a cambiar de sede y de órgano administrativo, hubieran esperado que el personal adscrito se hubiera mantenido.

Lugo Vargas relató que Abigail Landelius es una especialista con formación en Estados Unidos, que introdujo en San Luis un innovador sistema de atención con base en terapias, que logró grandes avances entre los usuarios del centro.

La especialista entrenó al equipo original de Autismo DIF, que venía desarrollando una buena labor. Sin embargo, en septiembre se conoció el cese de Landelius y sus colaboradores, sin que se diera una explicación.

El centro suspendió sus labores, debido a la pandemia, según el DIF, pero con distinto personal, lo que es cuestionado por los inconformes.

El cambio someterá a los usuarios a la repetición de procesos, como exámenes y pruebas que ya les fueron realizados.

De acuerdo a los quejosos, la decisión del DIF estatal va a contracorriente del artículo 4 de la convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad, pues no se respetó el derecho de los usuarios y sus familias a ser consultados y a ser tomada en cuenta su opinión.

Además, señaló Lugo Vargas, se han dado anomalías como el extravío de los expedientes de sus hijos, lo que considera una falta grave, pues se trata de un documento de validez legal.

Además de la misiva, los familiares de personas diagnosticadas con TEA presentaron una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos por la decisión, en la que reciben el asesoramiento y apoyo de Catalina Torres Cuevas, secretaria general de la Fundación Gilberto Rincón Gallardo, Capítulo San Luis.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.