Penitentes desoyen consejo de sacerdote

Leonel Mora

[San Luis Hoy]

Entre los escasos penitentes que acudieron este jueves por la mañana a la Calzada de Guadalupe a pagar su “manda” de rodillas, prevalece un sentimiento de indiferencia e incluso de rechazo a la indicación eclesiástica de evitar ofrecer ese tipo de sacrificios a la Virgen.

Desconfiadas, pocas personas acceden a comentar algo sobre la costumbre de andar sobre sus rodillas un largo tramo con dirección al Santuario.

Silvano, de oficio al albañil, apenas comentó que ha hecho estos recorridos en los últimos 27 años, desde que “la morenita” lo salvó de la muerte por contacto con cables de alta tensión.

“Ora sí que los padres podrán decir misa, pero ésta es la forma en que yo le agradezco y no le hago mal a nadie”, fue su comento.

Otra mujer de nombre Karina, madre de familia, expresó que este año es la primera vez que hace el recorrido y que entiende que hay otras formas de agradar a la Virgen.

Reconoció que difícilmente iba a llegar de rodillas hasta el templo que guarda la imagen colonial, pero dijo que, hasta donde llegara, la Virgen lo vería bien porque “se hizo con fe”.

En otros casos, familiares de los penitentes pidieron no interrumpir la manda y sólo expresaron que, efectivamente, cada año son menos las personas que hacen este tipo de sacrificios.

“Quizás las personas jóvenes no lo entienden y por eso no lo hacen, pero para las personas mayores esta tradición tiene su importancia. No se las puedes quitar así tan fácil”, dijeron.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.