Pan de apóstol, en crisis por Covid

Martín Rodríguez

[San Luis Hoy]

No hay plazo que no se cumpla, y la crisis llegó a la venta del pan de apóstol apenas en 2021. Todavía el año anterior y con el exceso de confianza, los feligreses acudían a misa, y los clientes acudían por su pan de celebración de la Última Cena y la Semana Santa, a las panaderías para conmemorar.

Ahora, el panadero Gerardo Pérez Covarrubias ve una marcada diferencia con el año anterior cuando la Semana Santa fue conmemorada a escasos días de decretada la pandemia de coronavirus Covid-19. Por entonces había reporte de ventas regulares.

Explicó que con el semáforo amarillo aumentó el trabajo en las iglesias, pero no se registró la afluencia necesaria como para que los feligreses pudieran comprar el pan de apóstol como parte de las tradiciones.

Recordó que el año pasado había mejor reporte de ventas, puesto que incluso ahora las ventas defendieron únicamente de lo que se encontraba en el mostrador, cuando en años anteriores incluso había pedidos diversos.

Recordó que con el comienzo de la pandemia de coronavirus COVID-19, aún no había muchas restricciones y por lo tanto los feligreses salieron a comprar el pan de apóstol o e incluso había buena demanda. Sin embargo, este año, aún con el relajamiento de las medidas de restricción, fueron pocos los clientes que se acercaron a las panaderías para buscar el producto ceremonial.

El pan de apóstol es usual para la bendición de la Última Cena, puesto que se trata del jueves Santo en el que Jesucristo sufre la traición de Judas, y Esa es la finalidad del pan de apóstol, es decir representar la última cena y ser un complemento de aquella ceremonia de lavado de pies de los apóstoles.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.