Feminicidio, extremo de violencia de género

Rubén Pacheco

[San Luis Hoy]

Existen dos fenómenos que se están suscitando en la actualidad sobre la violencia de género, uno donde hombres predominantemente de 40 años que fueron criados y quieren seguir sosteniendo a una mujer en la subordinación; y los centennial’s, criados en un esquema tradicional, quienes se encuentran con mujeres que emergieron desde el kínder y la primaria con acceso a la información y no se dejan, y entonces las matan, advierte Geru Aparicio Aviña, psicóloga clínica y maestra en victimología de la UNAM.

Refiere que cambia el entorno político-económico en México, donde las mujeres incursionan en la vida de trabajo no remunerado con el doble turno, porque siguen con el trabajo de la casa, y es en ese momento cuando comienzan a cuestionar e interpelar a la pareja.

–Se dice que, en casos de victimarios, algunos fueron víctimas de diversos abusos y delitos ¿esto es así con los feminicidas?

-Sería irrelevante, porque no es una cuestión de un devenir victimal; el feminicidio no es resultado de un estrés post-trauma, es la forma extrema de violencia de género contra las mujeres, producto de la violación de sus derechos humanos, conformado por conductas misóginas que desafortunadamente al estar normalizadas en nuestra cultura llevan tolerancia e impunidad social y del Estado.

–Comúnmente ¿cuáles son los antecedentes familiares, sentimentales, laborales, sociales o de otro tipo en los feminicidas?

-Los hombres que cometen feminicidio consideran que tienen el derecho de controlar el cuerpo de una mujer y disponer de su vida, que es algo de su posesión, asesinarla sería un intento explícito por ejercer este control sobre su cuerpo, decisiones, comportamientos.

Los antecedentes pueden ser en todo ámbito donde exista la creencia en misoginia que las mujeres deben estar sometidas a una subordinación a los hombres y/o que se le asignen mandatos de comportamiento, que obstaculizan el ejercicio de sus derechos en igualdad sustantiva.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.