El drenaje del Centro despide malos olores

Martín Rodríguez

[San Luis Hoy]

La falta de agua comienza a pegar en la estabilidad de las redes de drenaje del Centro Histórico. La acumulación de materia orgánica ya produce un olor fétido que inunda las calles de la zona comercial.

En los drenajes también se encuentra basura acumulada que interrumpe la circulación de los sólidos.

De finales de la década de 1990 a la fecha, la infraestructura urbana incluye redes de drenaje con sistemas de ventilación de mayor eficiencia, creados con el fin de prevenir cualquier acumulación de gas que pudiera representar un peligro.

Sin embargo, la poca circulación de agua y la elevación de las temperaturas provoca que se acelere la descomposición de materia orgánica en lugares fijos, y se produzcan malos olores.

Una de las calles es Agustín de Iturbide, donde los pozos de visita generan malos olores que invaden las tiendas de todos los giros y las oficinas. El mayor punto de concentración de olores se ubica en el cruce con la calle Zaragoza.

A los alrededores hay negocios de restaurantes, tiendas de mercancías diversas y algunos bares.

Otro lugar es la avenida Reforma, cuyo drenaje arroja olores fuertes en horas de mayor luz solar, y lo perciben automovilistas y usuarios de transporte urbano. También circula menor cantidad de agua.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.