Ahora, hasta los cerros lucen pintarrajeados

Martín Rodríguez

[San Luis hoy]

La pandemia del graffiti rebasó los límites de la ciudad, y los portadores de aerosoles ya hicieron de los cerros situados alrededor del vaso de captación de la presa San José, partes de los muros de su libre expresión, esta vez sin dañar viviendas, pero sí bañando de letras ininteligibles las piedras en las proximidades del espejo de agua.

La galería de pinturas en muros, es visible en toda una franja de ambos lados del vaso de captación, basta con caminar a lo largo del espejo de agua, en el vaso de captación, para conocer la ruta de los visitantes incómodos. Incluso, caminar toda la sierra a lo largo del vaso de la presa, del lado derecho, es encontrarse con graffiti. En la zona, la mayoría de la cantera cuesta arriba es toda una galería donde está pintada la gran cantidad de frases, letras y figuras inentendibles.

Sin embargo, en el trayecto también es posible encontrar muchos envases plásticos de pet abandonados, porque la gente va a pasear, pero tira su basura en cualquier sitio.

El graffiti llega hasta los muros de piedra de los cerros desde diversos frentes, puesto que los visitantes pueden llegar por igual desde la cortina principal que por el lado de la sierra que desde el parque ecológico.

Durante décadas, la incursión de personas a la zona del vaso de captación involucraba actividades para acampar y encuentros riesgosos con el agua, que a veces incluyen la imprudencia de personas que se meten a nadar a pesar de los peligros del encuentro con superficies lodosas.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.