Borrador automático

“NO tienen llenadera los diputados chupanóminas”, decía el reconocido abogado Fidel Briano Rincón, quien mientras vivió, fue colaborador del hermano periódico de nuestra casa editorial…

SI hay un miembro de las instituciones sociales que falla una y otra vez, sea cual sea el partido político dominante, los personajes que ingresan a la nómina y el perfil ideológico, ese es un diputado sin escrúpulos…

LOS hay que usan el cargo público para proponer mordidas a cambio de impunidad en las cuentas públicas, aquellos que no están satisfechos con el enorme sueldo que reciben, los que aprovechan el dinero que debería ser gastado en los procedimientos técnicos de para legislar, y se lo llevan para repartir dádivas en sus distritos o con los miembros afines a su partido político, y los que usan el cargo para gastar en turismo legislativo…

SUS ingresos y el dinero de gasto para el que tienen abierta soltura parecen ilimitados, disponen de lo que sea y son capaces de doblar al Poder Ejecutivo y obtener lo que les venga en gana…

SEGÚN su perspectiva para el año 2021, no les ajusta lo que traen en el bolsillo a los pobrecitos, y quieren aumentar esa bolsa de recursos de nuestros impuestos para llevárselos a quién sabe qué área de gasto…

LO más grave es que el intento de aumento de gasto se da justo en el ojo del huracán de la pandemia de coronavirus COVID-19 que no termina de ceder, y cuya atención no es responsabilidad de diputados oportunistas, sino del Poder Ejecutivo Federal, de gobiernos estatales y alcaldías…

LOS legisladores locales no tienen llenadera, como ya lo presumía el abogado, sus sorpresas ya no saben a nada, porque en el mapa mental les obliga a proponer proyectos de gasto que comprometen recursos en cantidades crecientes, y su ambición desmedida ya parece parte del ADN…

MIENTRAS una ama de casa puede tener sólo cien pesos para comprar alimentos en un día, las posibilidades de gasto de un legislador van más allá de mantener hasta 5 familias sin tener que rendir con agua a la sopa de pasta…

EL ciclo se repetirá en junio próximo, cuando con toda seguridad los votantes lleven a las 15 curules de mayoría relativa y las 12 de representación proporcional a legisladores que no tienen en su diccionario la palabra “abstinencia”, y en su mayoría van con la misma idea de disfrutar de grandes cantidades de dinero…

ES una vergüenza que los diputados no sean noticia por la técnica de trabajo legislativo, ni por su generosa aportación a la nueva operatividad de las leyes, y ni siquiera para la actualización de los ordenamientos transitorios, sino por la farándula, en la que además del espectáculo bochornoso, su fama es la muy baja calificación que un ciudadano puede dar al trabajo para generar leyes…

OTRA vez, y en plena crisis de circulante, nuestros legisladores serán noticia por su voracidad con el dinero ajeno y el gusto propio, y por supuesto la crítica envuelve a los que proponen mayor gasto, y también a los que por omisión hacen como que nada pasa.

PD. Las amas de casa deberán incluir en la bolsa del mandado, dosis de distanciamiento social y paquetes de cubrebocas. La pandemia que padecemos entró a una etapa de doble peligrosidad, con la llegada de las muy bajas temperaturas y la monstruosa combinación entre el coronavirus Covid-19 y los diagnósticos de influenza.

Bookmark the permalink.

Comments are closed.