Bitácora

“CALZONZIN Inspector”, capítulo del epílogo…

SI este bitacorizador fuera presidente de la república, diría al gobierno local “no me ayudes, compadre”…

TRABAJADORES del Hospital Central Ignacio Morones Prieto esperaban que Andrés Manuel López Obrador acudiera al nosocomio para elevar al nosocomio en un servicio de salud como el de Dinamarca en solo unos segundos, con tan solo activar la varita mágica del hada madrina (el título de padrino ya no le queda, porque ya se lo arrebató a Marlon Brando, el gobernador Ricardo Gallardo Cardona)…

RESULTA que mientras el presidente de México está apresurado por hacer parecer que trabaja mucho en temporada electoral, el gobierno local se apresuró a difundir con especial virulencia un comunicado de prensa que da a entender que López Obrador y Ricardo Gallardo vinieron al hospital a comer galletitas, tomar café, dialogar dos tres cosas y retirarse…

SIN embargo, si la propia Secretaría de Salud le dio el quemón al presidente al decir que nada más vino a sentarse a platicar y no a conocer el desabastecido Hospital Central y todas sus áreas arregladas de prisa a la usanza de la película “Calzonzin Inspector”, la duda que surge es: entonces ¿a qué vino?…

PODRÍA suponerse que a…

¿DAR línea sobre cómo actuar a favor de Claudia Sheinbaum en pleno recinto hospitalario?…

¿INSTALAR un búnker de campaña en pleno y desabastecido nosocomio?…

¿ESTABLECER coordinación para que la candidata no pierda en San Luis Potosí?…

¿TOMARSE fotos para el sexto informe de gobierno?…

O

DEMOSTRAR el poderío del presidente por encima de los trabajadores que no tuvieron permitido hablar con él y que a diario denuncian el desabasto de medicamentos, equipos y medicinas…

HAIGA sido como haiga sido, también es real que si la propia Secretaría de Salud estatal habló de la baja productividad de la visita del presidente del hospital, entonces, el retiro de quien los iba a revisar salió peor que el inicio, porque los ahijados se desvivieron con la limpieza del hospital y la preparación de la utilería, pero el supuesto inspector les puso cuernos y se fue tan tranquilo como aquel pelicuesco personaje de Rius, llevado al séptimo arte…

AHORA, veamos cómo le hacen la autoridad local para tapar el hoyo, porque una visita del presidente nada más para encerrarse y no acudir por lo menos a escuchar a los enfermeros y doctores que reclaman a diario el desabasto de medicamentos y los instrumentos de trabajo, da a entender que ya se hizo a la idea de que mantener el contacto con los que necesitan los buenos oficios del gobierno, ya no es necesario…

LA ausencia de López Obrador en los lugares donde se le necesitaba para que viera en carne propia que el Hospital Central es solo un cascarón en muchos de sus espacios, es una señal inequívoca de que el sistema de salud no le importa, porque con mañaneras y alguno que otro artilugio político, ya se vio tomando la protesta a su propio partido el 1 de diciembre próximo.

PD. Y a propósito de metidas de pata, la Comisión Estatal del Agua difundió un comunicado de prensa en el que se desvivió en insultar la inteligencia de quienes se dieron cuenta de que por ahorrar dinero otra vez, el gobierno del “padrino”, perdió el control de la Planta Tratadora de Aguas Residuales del Tanque Tenorio, y ahora ya no halla para dónde mandar el agua que invadió las casas de los inocentes vecinos, aquellos que no tienen la culpa de que se gaste el recurso público en frivolidades y desatienda la salud pública, los riesgos sanitarios y las responsabilidades principales del Estado.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.