Bitácora

LOS saldos negativos de Zermeño…

HACE casi 4 años, el primero de abril de 2020, sorpresivamente y contra todo pronóstico, fue electo como rector de la UASLP Alejandro Zermeño Guerra, derrotó al establishment que durante décadas habría tenido secuestrada a la universidad, la expectativa de su llegada fue muy alta, vientos de cambio soplaban, pero se esfumaron con el transcurrir del tiempo, cierto es que le tocó al galeno la pandemia, pero esto no es pretexto para entregar  resultados negativos…

UNO de los sellos principales de la actual administración de Zermeño es la falta de transparencia y rendición de cuentas del nada despreciable presupuesto universitario, su gestión se ha caracterizado por una alta opacidad en el ejercicio y asignación de recursos a Facultades y Unidades Académicas, amén de negarse rotundamente y sin argumentos sólidos a ser fiscalizado por el Instituto de Fiscalización del Estado (IFSE), con el nimio pretexto de que es la Auditoría Superior de la Federación (ASF) la única que tiene facultades para hacerlo, a pesar de que la institución recibe presupuesto estatal, en menor medida, pero también recibe cuotas y colegiaturas y recursos propios que deberían, según la ley, ser revisados por el IFSE…

EL presupuesto anual de la UASLP para el año en curso es de 3 mil 649 millones de pesos, casi 300 millones de pesos más que en 2023, el recurso destinado a la institución educativa, en muy similar al que recibe el ayuntamiento de San Luis Potosí, el cual asciende a los 3 mil 826 millones de pesos, con la diferencia –en el caso de tener un buen alcalde y no la decepción que tenemos- que el municipio, en teoría, debería de dar servicios públicos a casi un millón de habitantes, mientras que la universidad apenas atiende un promedio de 33 mil estudiantes, es decir, el costo promedio anual por cada alumno es de 109 mil pesos por estudiante, una barbaridad, tomando en cuenta de que la UASLP no es 100% gratuita, sino que cobra cuotas de inscripción y pagos de cualquier trámite admirativo y de titulación…

AL respecto, según el portal Mextudia, Nuestra Máxima Casa de Estudios, tiene un promedio de cobro por cuotas de mantenimiento y colegiaturas de entre los 3 mil 700 y los 6 mil 200 pesos para estudiantes locales, a los foráneos, que no son pocos, les cobra entre 8 mil y 10 mil 300 pesos, esto convierte a la UASLP en una de las universidades pública más caras de la región, si se compara con la universidad Autónoma de Querétaro que cobra un promedio de 2 mil 20 pesos, la de Guanajuato con un costo de 3 mil 800 pesos anuales y la de Zacatecas con apenas 3 mil pesos…

AHORA bien, en lo que era un orgullo para los universitarios, estar entre las mejores instituciones educativas del país según los ratings internacionales, esto se acabó; según el más reciente resultado de la clasificación de QS World University Rankings, un sitio serio utilizado incluso por la misma institución en años anteriores, revelan que en los cuatro año de gestión de Zermeño, la UASLP ha caído 10 puestos…

ESO sí, la UASLP gasta casi el 90 por ciento de su presupuesto en sueldos y prestaciones –incluyendo los millonarios bonos a ex altos mandos uiversitarios- pero aplica apenas el 0.92 por ciento para uno de sus ejes estratégicos, el de la Excelencia Académica y apenas el 3 por ciento para la Difusión de la Cultura, uno de sus principales objetivos. Tal parece que los cómplices de los consejeros universitarios quieren continuar con la opacidad, ineficiencia y declive de la institución, pues le aprueban todo al rector, como la barbaridad de otorgar los doctorados honoris causa a funcionarios de la ASF…

OTRA promesa incumplida de Zermeño fue la de acabar con la impunidad y con el aberrante e injusto acoso y abuso sexual en contra de universitarias, este cáncer no sólo fue contenido sino además solapado por el actual rector, permitiendo que continúe la impunidad al evitar castigar a un profesor depredador sexual comprobado de la Facultad de Químicas, que abusó de sus alumnas y compañeras, o qué tal el solapar que otro chacal se jubilara a pesar de tener acusaciones serias en su contra, una calamidad para las jóvenes universitaria, pero aún, repetir las mismas deleznables, cobardes y ruines  prácticas de acoso y calumnia contra sus contrincantes, como la doctora Guadalupe Briano Turrent…

Y por si faltara algo, el rector Zermeño se empeñó en fichar a lo peor de la “herencia maldita” como el impresentable Federico Garza como secretario general, pero en fin la UASLP en caída libre. Y aun así quiere reelección, ni hablar…Armando Acosta

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.