Bitácora

PUEDE aceptarse que hasta al mejor cocinero se le quema la sopa… pero es imperdonable que se le queme todo el menú. Para que no le digan, para que no le cuenten, los siguientes son datos duros, números fríos, cifras reales proporcionadas por instituciones serias y reconocidas como el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) o el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP)…

SEGÚN la reciente Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de Seguridad Pública (Envipe) realizada por el INEGI, la ciudad capital es la zona metropolitana en todo el país con la mayor tasa de delitos por cada 100 mil habitantes. Así como lo escucha, SLP capital encabeza la lamentable lista de las ciudades con mayor número de delitos en proporción a sus pobladores…

EL promedio nacional de la tasa de incidencia delictiva por ciudad por cada 100 mil habitantes, es de 28.7 mientras que la de la capital es de 54.6, es decir casi al doble de la media nacional, SLP capital es hoy la ciudad que registra más delitos, incluso por arriba de zonas metropolitanas históricamente más peligrosas como el consabido “ya se la saben” Ecatepec, Nezahualcóyotl, Chimalhuacán, Chalco, Tecámac, Atizapán, Iztapalapa, Tláhuac o Milpa Alta en la Ciudad de México y en el Estado de México. SLP capital más peligroso e inseguro que Tijuana, Culiacán, La Laguna, León, Acapulco o Monterey…

PERO además, para hacerlo más grave y preocupante, los capitalinos presentan una percepción de inseguridad en su ciudad del 76.3 por ciento, mayor que la que presenta la entidad en su conjunto que es del 68.9 por ciento, en tanto en lo que respecta a la cifra negra, es decir el porcentaje de delitos que no son denunciados ante autoridad alguna. SLP capital presenta un 93.5 por ciento, también por arriba del porcentaje estatal, pero eso no es todo, el SNSP indica que la capital es la octava ciudad a nivel nacional con mayor registro de denuncias por delitos, donde los más frecuentes son: robo a transeúnte, robo de vehículos, fraude, robo a casa habitación y amenazas…

ES claro y evidente el deterioro de la seguridad en la ciudad capital durante ya casi dos años de la actual administración municipal, pero pesa aún más en el ánimo de los ciudadanos que las promesas de campaña del actual alcalde Enrique Galindo, en el sentido de que, gracias a su experiencia en el rubro, se atacaría a la delincuencia de frente y con resultados, pero de nada ha servido la “experiencia”, de nada han servido los miles de millones de pesos que de nuestros impuestos se han erogado en equipo de “alta tecnología”, cámaras, patrullas, de nada ha servido que se haya elevado a la Dirección General de Seguridad Pública a secretaría, de nada ha servido tanto discurso ni saliva vertida por la autoridad municipal, la inseguridad y la violencia en la capital está peor que nunca y las cifras no mienten. Juan Antonia Villa y compinches no sirven para maldita la cosa y ya es hora de un cambio de relevo en el gabinete de seguridad, pero en fin…

POR otra parte, en Soledad de los Ranchos no cantan tan mal las rancheras, la situación de inseguridad es insoportable, peor aún, que los habitantes de esta demarcación ya no saben a quien temerle más, si a los delincuentes o a los uniformados, principalmente la camarilla que trae el nefasto jefe de la policía municipal, Edgar Mar del Ángel (Mar del Diablo) de negro historial delictivo y de represión…

LO más sorprendente es que con los antecedentes de Mar del Diablo durante su paso como elemento de la Policía Estatal donde estuvo preso por el asesinato a golpes de un joven detenido en el estacionamiento del Edificio de Seguridad Pública, o la muerte en los separos de la policía municipal de Valles de un comerciante debido a los malos tratos en tiempos en que Mar del “Diablo” era jefe policiaco en Valles, y que Leonor “Maleo” Noyola, se haya atrevido a nombrarlo como titular de la corporación de Soledad de los Ranchos…

Y es que no es solo la extorsión de la Policía Vial encabezada por el impresentable Luis Manuel Vidales, cuyo único mérito es ser muy pero muy amigo y socio de “Dany Boy”, el hijo de la alcaldesa “Maleo”, tómelo bajo reserva, pero es que también ya los secuestros exprés realizados por “Los talibanes”, los elementos que llegaron con Mar del Diablo que literal, secuestran en patrullas a ciudadanos, los llevan a la comandancia Morelos, convertida en un prostíbulo y casa de seguridad, donde las víctimas no son registradas ni valoradas por el médico de barandilla, sino que ellos junto con sus familias son extorsionados y liberados hasta que sueltan la marmaja del rescate, estas sí son palabras mayores, que incluso podrían llevar a Mar del Diablo, de nueva cuenta, a prisión…Armando Acosta

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.