Bitácora

DICE la maestra Ana Ley Flores Sánchez: “El nepotismo es una forma de corrupción que atenta contra el derecho humano fundamental del acceder al servicio público con base en una competencia justa basada en una sólida formación profesional” en tanto que ataca sistemas como la meritocracia como forma de gobierno, centrada en el hecho de que la selección de la eventual persona servidora pública se basará en su condición de ser poseedora de las mejores capacidades, propias de su profesión, para el desempeño de un cargo y en sus calidades éticas, reflejadas en su trayectoria personal íntegra”…

MIENTRAS que el magistrado presidente del Poder Judicial de la Federación, Arturo Zaldívar aseguró que : “El nepotismo, que no era mal visto en el Poder Judicial, se considera parte de una cultura hacia quienes tenían familiares, novias, amantes, suegras, hijas, hijos, sobrinos, etcétera; fue muy difícil convencer a la gran familia judicial, que esto (el nepotismo) no era correcto, que era nocivo para la justicia, que era injusto para quienes no tenían estos lazos familiares y que generaban redes que pudieran dar lugar a la corrupción”…

EN tanto el artículo 63 BIS de la Ley Federal de Austeridad Republicana vigente, ordena evitar el nepotismo: “Cometerá nepotismo el servidor público que, valiéndose de las atribuciones o facultades de su empleo, cargo o comisión, directa o indirectamente, designe, nombre o intervenga para que se contrate como personal de confianza, de estructura, de base o por honorarios en el ente público en que ejerza sus funciones, a personas con las que tenga lazos de parentesco por consanguinidad hasta el cuarto grado, de afinidad hasta el segundo grado, o vínculo de matrimonio o concubinato…

EL Poder Judicial, al igual que el Ejecutivo y el Legislativo, tiene una gran relevancia en el ejercicio de gobierno de país, no sólo su función está encaminada a la simple y mecánica aplicación de la ley, sino también es el guardián de la Constitución, protectores de los derechos humanos fundamentales y los árbitros que resuelven las controversias entre particulares como entre los poderes, es decir, quien genera un equilibro entre todos los poderes y fuerzas del país. Por desgracia, a diferencia de los otros dos Poderes, el Judicial es el único que no lo elige el pueblo, sino que es electo indirectamente, propuesto por el Ejecutivo y ratificado por el Legislativo, así mismo el Judicial es de los poderes menos transparentes y donde el nepotismo es parte de una “costumbre” donde los cargos y puestos se heredan…

SEGÚN un estudio de la Organización Mexicanos Contra la Corrupción, realizado hace unos años sobre el nepotismo, reveló la putrefacción en el Poder Judicial en donde en teoría se debe de aplicar y respetar la Ley: “Hijos, parejas, papás, sobrinos, tíos, cuñados y hasta suegras de al menos 500 jueces y magistrados ocupan plazas en tribunales y juzgados de su adscripción o de otros, revela un estudio realizado en 31 estados. En el reporte se enlistan los datos de 122 jueces y magistrados que habrían utilizado sus facultades para conseguir empleo a su esposa o pareja, 180 a sus hijos, 136 a sus hermanos y 27 a sus papás”, En el citado estudio se expone los casos de magistrados que tenían hasta 17 miembros de su familia en puestos administrativos, como actuarios, secretarios de tribunal, asesores jurídicos y analistas especializados, en el caso de San Luis Potosí, en el Noveno Circuito de los 23 jueces que lo integran 16 de ellos contaban con parientes en la nómina, 3 de ellos a sus parejas o exparejas, 6 a sus hijos y 7 a sus hermanos, el caso más escandaloso es el de un magistrado que tenía a 11 familiares contratados…

EN lo que respecta al Poder Judicial del Estado de SLP, la cosa no es distinta, el nepotismo es pan nuestro de cada día; sin pudor alguno, magistrados o consejeros contratan a no sólo a parientes cercanos, sino hasta hijastros, compadres y “amiguitos o amiguitas”; se llegó el extremo de un caso de un magistrado, que llegó a Presidente del STJE, que tenía en nómina a su esposa e hijas y al mismo tiempo a la querida…

LA consejera de la Judicatura, Diana Isela Soria Hernández, tiene al menos a 10 parientes cercanos como trabajadores del Poder Judicial, hermana, hijastros y sobrinos, muchos sobrinos en altos cargos con muy buenos sueldos, y además también no sólo a sus compadres sino a los padres y hermana de uno de ellos, pero ya ni llorar es bueno, ahora saldrán con su batea de babas de que se ganaron sus cargos por méritos propios, ajá…Armando Acosta

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.