Bitácora

¿EL “fantasma” de Nochixtlán y Tanhuato amenaza a El Saucito?. Lo trae en su ADN. El primero de enero de 1986, día negro para los potosinos, el entonces jefe de la Policía Judicial, Julio Ceballos Alonso, tío del actual alcalde capitalino, encabezó una brutal represión contra ciudadanos que se manifestaban pacíficamente en la Plaza de Armas, en protesta por un presunto fraude electoral; al frente de una horda de porros, con palos kendo, cachiporras y cadenas, el ahora “investigador y autor de libros” y detenido y preso en 2010, por delincuencia organizada, golpeó salvajemente a mujeres, ancianos y niños, el grave incidente terminó con el incendio del Palacio Municipal, todo esto grabado en un video, documentado y transmitido valientemente en el noticiero del Canal 13 local, por el periodista Juan José Rodríguez…

EL 29 de agosto de 2016, el entonces secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, por órdenes del Presidente Peña Nieto, destituyó vergonzosamente a Enrique Galindo Ceballos como comisionado nacional de la Policía Federal, después que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la organización internacional Human Rights Watch (HRW) documentó serias violaciones a los derechos humanos, ejecuciones extrajudiciales y tortura en los casos de Apatzingán y Tanhuato en Michoacán y en Nochixtlán, Oaxaca, por parte de elementos de la Policía Federal a cargo de Galindo Ceballos…

APATZINGÁN,- el 6 de enero de 2015 la Policía Federal a cargo de Galindo Ceballos se vio involucrada en un presunto enfrentamiento con un grupo de civiles armados, que dejó un saldo de 16 civiles fallecidos, la PF alegó que se respondió a la agresión, la CNDH determinó que la Policía Federal aplicó uso excesivo de la fuerza, lo que provocó la muerte de cinco personas así como la ejecución extrajudicial de un hombre, al disparar contra jornaleros y autodefensas desarmados…

TANHUATO.- Mayo de 2015, la PF informó que durante más de tres horas se enfrentó contra civiles armados presuntos miembros del crimen organizado, en el rancho “El Sol” de esta comunidad, con un saldo de 43 muertos, 42 civiles y un policía, meses más tarde la CNDH determinó que durante el enfrentamiento fueron abatidos de manera extrajudicial al menos 22 civiles por la PF, las pruebas aseguran que las víctimas fueron torturadas, a una de ellas la quemaron viva, cinco más tenían el tiro de gracia, a 14 los federales aplicaron la ley fuga al dispárales por la espalda, y además los elementos alteraron la escena del crimen…

LA gota que derramó el vaso: Nochixtlán, Oaxaca.- 19 de junio 2016. Maestros integrantes de la CNTE, bloqueaban la carretera para exigir la liberación de dos de sus líderes, cuando llegaron Policías Federales provocando un enfrentamiento que dejó un saldo de 8 maestros muertos y al menos 100 lesionados. El mismo Enrique Galindo, aún en funciones, declaró que la policía respondió a una agresión armada de “grupos radicales”, que ninguno de los fallecidos era profesor y que sus elementos no iban armados, minutos después reculó por medio de un boletín aceptando que los federales sí portaban armas y que estas fueron utilizadas durante el enfrentamiento. La CNDH determinó uso excesivo de la fuerza por parte de la Federal y demostró que los policías dispararon contra los manifestantes desarmados. Un mes después Galindo fue cesado de su cargo…

AHORA bien, sobre los hechos suscitados en El Saucito durante la madrugada de este miércoles, el ayuntamiento capitalino ha intentado, sin éxito, presentarse como la víctima, pero como siempre la verdad flota. Resulta y resalta que sin decir agua va, Enrique Galindo envía a la constructora del paso a desnivel a colocar material, estructuras y cimbras al lugar, cuando el acuerdo entre la autoridad municipal y los inconformes era dialogar antes de llevar un ladrillo. Como siempre Galindo mintió, por lo cual los vecinos realizaron un bloqueo en la Av. Fray Diego de la Magdalena, minutos más tarde al menos medio centenar de policías municipales con equipo de granadero, casco, tolete, protecciones y escudo, se acercaron a los manifestantes en un afán provocativo, descarado, lo que encendió los ánimos, más colonos salieron a defender las barricadas, no pasó a mayores que unos empujones y mentadas de madre. La falta de sensibilidad del alcalde y su falta de palabra ponen en riesgo la tranquilidad de la ciudad; qué lamentable, que Galindo en plena crisis del agua, de seguridad y ahora con problemas sociales, se vaya a la CDMX a realizar actos partidistas, pero en fin…Armando Acosta

Bookmark the permalink.

Comments are closed.