Bitácora

NO es cuestión de dinero, es cuestión de capacidad y voluntad política…

EL problema del agua en la zona metropolitana no es nuevo. Durante décadas el deterioro el abandono, al abulia, para resolver el desabasto de agua se han ido acumulando, para hacer crisis en estos tiempos; lo que debió de ser una solución: la presa de El Realito, se ha convertido en una pesadilla, fue un megafraude por la construcción de este embalse donde cientos, quizás miles de millones de pesos fueron desviados y la construcción es tan deficiente, que en menos de 10 años de operación y ya presenta graves fallas…

PERO no sólo es El Realito, con él o sin él, la mitad del agua se pierde en la vetusta y obsoleta red de agua potable, pero como son obras que no se ven, que están enterradas que no pueden presumir los alcaldes, se ha ido posponiendo, y este trienio no es la excepción…

ENTRANDO ya en la segunda parte de su mandato queda claro que el alcalde Kike Galindo no le interesa ya no digamos resolverlo, sino al menos sentar las bases para frenar el deterioro, pues en plena crisis del desabasto, pues demostrando una gran irresponsabilidad y falta de respeto a sus gobernados, prefiere irse de gira artística a los Estados Unidos, con cualquier pretexto…

HOY a más de año y medio de iniciada la gestión de Galindo, no está ni siquiera bosquejado un proyecto de solución para paliar el problema del desabasto de agua, Interapas, está pasmada dirigida por un abogado foráneo, el alcalde está esperando cual zopilote un estudio minucioso y profesional realizado por investigadores de la UASLP en este rubro, como siempre quiere saludar con sombrero ajeno, incluso, trascendió que ofreció dinero para que se lo entregaran en exclusividad, pero al parecer imperó la ética y la honradez de los realizadores y este trabajo será presentado públicamente a los potosinos y a las autoridades…

HAY otro ente, que en teoría debería de estar ocupado en atender estos problemas, el Implan, pero éste, de nueva cuenta, es un “elefante blanco”, oneroso e inútil. Por ejemplo, el Implan le cuesta a los potosinos al menos un millón de pesos cada mes, el actual director general, impuesto ya en esta administración, Javier Ernesto Flores Navarro, tiene un salario de 87 mil pesos mensuales, más que un regidor, según la página de transparencia, esta dependencia cuenta con 40 empleados…

FLORES Navarro no tiene experiencia en el rubro, según su currículo es arquitecto de profesión, pero no cuenta ninguna experiencia en planeación urbana, por eso se dedica a organizar, muy mal por cierto, foros de movilidad y reuniones de su consejo consultivo sin propósito ni objetivo claro ninguno, hay un serio rezago en la dependencia…

SEGÚN su programa operativo, aseguran que durante el año pasado destinaron 10.7 millones de pesos, para la actualización del marco normativo, que no fue presentado, pues el problema es que el titular para ejercer este recurso, el jefe de la Unidad Jurídica, no sabe ni la o por lo redondo Adalberto Picazo Cabrero, nombrado en tiempos del impresentable Xavi Nava, pero no es el único funcionario “heredado” de la nefasta pasada gestión, sino que el actual contralor del Implan, Víctor José Ángel Saldaña, se desempeñó como Síndico con Xavi Nava….

PERO además no han realizado los trabajos que la ley les exige, como por ejemplo, elaborar “la paleta vegetal” de la ciudad, un inventario de las plantas que se deben plantar en las diferentes zonas de la ciudad , elaborar el reglamento del sistema municipal de planeación, en abril del 2022 debió de haber estado listo el Plan Parcial del Centro Histórico y de los sitios de valor histórico, apenas hace un par de semana citaron al consejo de desarrollo urbano para anunciarles que ya mero inician,

HAY varios programas que se deben de actualizar antes de los 3 años de que autorice y publique, y ya se está por vencer la fecha, por ejemplo el Programa Estatal de Desarrollo Urbano, la declaratoria de Áreas Naturales protegidas, los resultados definitivos del Censo de Población desglosado por áreas, pero nada se ha hecho, pero en fin, mientras a disfrutar Denver, que allá si hay agua, ni hablar…Armando Acosta

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.