Bitácora

¿A qué le teme “Chavita” que no da la cara?. Al secretario de Finanzas del estado, Jesús Salvador González Martínez le temblaron las corvas, sudó frio y evadió su responsabilidad en un tema tan sensible como lo son las denuncias de corrupción en contra de un colaborador suyo, Tomás Martínez García, delegado de Finanzas en Rayón, al que señalan de cobrar servicios públicos que en teoría deberían de ser gratuitos, como la regularización de vehículos extranjeros o la venta de licencias de conducir a paisanos por la “módica” cantidad de 100 dólares…

PEOR aún, no salió para explicar los negros antecedentes de su hasta ayer colaborador, quien fue procesado por el delito de fraude al esquilmar a cientos de humildes jornaleros con visas de trabajo a los Estados Unidos. Al titular de la Sefin, no le importó la gravedad del asunto, solamente emitió un escueto boletín donde se anunciaba el cese del director de la Oficina Recaudadora en Rayón, Tomás Martínez y el inicio de una presunta investigación…

PERO además de las presunciones de casos de corrupción en su dependencia, Salvador González debería de dar la cara a los potosinos para explicar el porqué del deficiente sistema para los trámites para obtener las placas y licencias de circulación gratis, que en todas las oficinas recaudatorias persiste, que si son solo 30 fichas al día o si es que “se cayó” el sistema, el chiste es que no hay fluidez a más de un año de haberse implementado este programa, lo más curioso es que alrededor de las oficinas rondan los “coyotes” que por sólo mil 500 pesos te agilizan en unas horas todos los trámites, ¿será que el silencio de “Chavita” es porque su hermano está atrás de la banda de coyotes?, en fin…

PASANDO a otros temas, “hijo de tigre, pintito”. “Soy Sebastián Galindo, hijo de Enrique, si quieren les enseño una foto” decía prepotentemente y en plena borrachera un sujeto en un video que circuló profusamente ayer en las redes sociales, y a quien se le identificó, efectivamente como él decía, como hijo del alcalde capitalino Kike Galindo…

TRASCENDIÓ que el video en cuestión se grabó a altas horas de la madrugada del 16 de marzo pasado, a las afueras de un antro denominado Alevaluc ubicado en Lomas, al parecer el motivo del berrinche del no tan joven hijo del alcalde, fue porque ya no lo dejaron entrar al mentado antro y armó tremendo escándalo pateando puertas y gritando ofensas y amenazas, incluso al ver tremenda alharaca, el encargado del establecimiento salió para encarar al ebrio, que decía que iba a clausurarlo, que no sabían con quien se metía, pero, y hay que reconocerlo, el gerente de Alevaluc se fajó y no dejó entrar al Sebas “mirrey” Galindo…

EL vástago del alcalde, bufando de coraje, se comunicó con el director de Comercio, Jorge García para exponerle su enojo, el funcionario, acomodaticio como siempre y para quedar bien con su jefe, movilizó a todo el personal de su dirección disponible en ese momento para atender al Junior, los apuros del empleado de Comercio, como pudieron calmaron al borrachín y le dieron por su lado. Al día siguiente Jorge García titular de Comercio, mandó llamar a todos los inspectores y les informó que por órdenes de “arriba” si se filtraba alguna información del incidente de la noche anterior, serían despedidos y hasta a la cárcel iban a ir a dar…

EL problema es que éste no es el único escándalo etílico de Sebastián “el mirrey” Galindo, hay que recordar que en 2015, cuando el alcalde capitalino se desempeñaba como comisionado nacional de la Policía Federal, en un lienzo charro en Rioverde, donde se celebraba una graduación, ya bajo los influjos del alcohol, se registró una riña entre el hijo de Enrique Galindo, Sebastián, el hijo del entonces diputado Óscar “el cochiloco” Bautista y el hijo del alcalde de Rioverde en turno, Alejandro García, donde un elemento de la extinta Policía Federal, Marco Polo Piña, guarura de Sebastián, resultó gravemente herido en el cuello por arma blanca al intervenir en la pelea, qué lamentable…

PD.- Tómelo bajo reserva pero trascendió que, resulta y resalta que el mezcal que está produciendo el diputado priista Alejandro “Caco” Leal se llamará “Tres Pelones”, “el caco” explica públicamente que se debe a que su padre, él y su hijo están calvos, pero ya en privado y en confianza, el secretario general del gobierno de Juan Manuel Carreras dice que lo llamó así por los “tres pelones” que le han dado, ya que al momento todas sus tropelías han quedado impunes pues no se han investigado, ¿será?…Armando Acosta

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.