Bitácora

POR un instante, convirtamos el Día del Amor y la Amistad en el Día de la Solidaridad…

HACE años que pacientes de todas las edades esperan la donación de órganos para mantenerse con vida y necesitan de la solidaridad de los potosinos, en caso de que conozcan a alguien que esté en condiciones de donar órganos…

LA crisis de donadores se agravó tras el inicio de la pandemia de coronavirus, que obligó a la reconversión hospitalaria y el replanteamiento de los servicios para atender pacientes de una enfermedad que en un principio fue imposible de prevenir…

TODO parecía normal hasta el año 2019, cuando pensar en la donación de órganos casi era un trámite automático, en el que bastaban la voluntad testamentaria de una persona viva que ya no estaba en condiciones de sobrevivir por daño cerebral permanente y de sus propios familiares, pero desde marzo de 2020, la selección de los candidatos a donar órganos, está bajo una meticulosa revisión, como en la época de la aparición del virus de inmunodeficiencia humana (VIH)…

CON mayor aprendizaje, ahora solo lo que falta es la confianza de los donadores para ayudar a quienes necesitan vivir, tan solo con el órgano que les falta…

LA disminución de casos de coronavirus obliga a creer que ya es necesario retomar la reconversión hospitalaria, pero al revés. Es decir para permitir nuevamente el proceso de colocar órganos vitales a personas que los necesitan…

POR ahora, parte de los donativos se concentra en familiares que deciden por ejemplo entregar un riñón a alguien que lo necesita o allegados que donan algún tejido, porque decidieron desprenderse de una parte de su cuerpo para mantener con vida a otros…

SIN embargo, antes que la donación está la prevención, y podría empezarse con actividades físicas y equilibrio nutricional, que ayuden al buen funcionamiento de los órganos vitales, ya sea con ejercicios o prácticas como no consumir productos nocivos, mantener un ritmo de vida que no genere estrés, colocar en primer lugar la alimentación a la hora exacta, y no poner en riesgo la salud…

EL resto del trabajo es de las instituciones públicas, pero si por ejemplo el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ni el ISSSTE invierten ni en lo más elemental en salud, y sí en una gruesa burocracia de simpatizantes, entonces difícilmente se podrá consolidar un programa profundo de donación de órganos…

BASTA con invertir el dinero en lo correcto, y la voluntad de los que no la han demostrado. Así, los organismos que ayudan en la donación de órganos se fortalecerían, y aseguraría la vida de más pacientes que han perdido por la falta de un donador.

PD. Crítico, es el estado de la seguridad de San Luis Potosí, cuando de la nada desaparecen personas y no se ve por dónde la autoridad dé con su paradero. En el caso de los cuatro jóvenes de Matehuala que desaparecieron por horas, el final fue feliz. Sin embargo, no todo está resuelto y cada hecho delictivo ofrece un reto que a veces, hace la vida imposible a policías y ciudadanos. Motivo de más para que las discusiones de seguridad no sean reducidas por algunos, a una reunión para comer galletitas y tomar café muy de mañana.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.