Bitácora

USTED disculpará querido lector, pero no podemos dejar de comparar, de nueva cuenta, que los años pasan inexorablemente, pero las cosas no cambian, la siguiente es una columna de hace cinco años, del 2 de enero de 2018, que a la vez hacía referencia a otra columna del mismo día pero 2013, es decir los “deseos de año nuevo” son de hace 10 años, dejaremos el texto íntegro para que Usted mismo juzgue, y dice así…

“COMO cada inicio de año, los seres humanos hacen votos, promesas y propósitos para el nuevo ciclo que comienza, pero en especial los mexicanos, específicamente los potosinos no cambiamos, no aprendemos, no entendemos de nuestras experiencias y volvemos a caer en los mismos errores, principalmente en lo que respecta a la elección de nuestros mal llamados representantes populares; mire Usted querido lector, el siguiente texto fue escrito exactamente hace cinco años, el 2 de enero de 2013, en este mismo espacio, y las cosas han empeorado, juzgue Usted”…

EN esta temporada de reflexión son ya tradicionales los propósitos de año nuevo: bajar de peso, hacer ejercicio, retomar los estudios, cambiar de carro, arreglar los desperfectos en la casa, pasar más tiempo con los seres queridos, reconciliarse con los amigos, realizar ese viaje tan anhelado, dejar los vicios como el cigarro o el alcohol, entre otras buenas intenciones, que conforme pasen las semanas se van quedando en el olvido sin realizarse la mayoría de ellas”…

“PERO para este 2013 los potosinos tenemos una lista de propósitos de año nuevo para nuestras benditas autoridades, se trata de lo siguiente:TRANQUILIDAD y paz.- que termine el baño de sangre que en los últimos meses agobia a la entidad, que las autoridades encargadas de la seguridad realicen su trabajo con eficiencia y dedicación, que acaben las ejecuciones, extorsiones, robos, levantones y secuestros”…

“JUSTICIA.- Que termine la impunidad y que los desvíos de los recursos públicos que realizaron las pasadas administraciones sean castigados con todo el rigor de la ley, que con cárcel se pague los malos gobiernos, como el de Victoria Labastida, que han sumido a la ciudad en la peor de sus crisis, endeudada y en prácticamente en quiebra, que los recursos que fueron substraídos ilegalmente de las arcas públicas sean devueltos para que se apliquen en el beneficio de la ciudad traducidas en obras y acciones”…

“TRANSPARENCIA y equidad.- Que los diputados, federales y locales así como los Senadores, cumplan con sus promesas de campaña y que reflexionen sobre sus exorbitantes y ofensivos sueldos, dietas y demás prestaciones, que se reduzcan significativamente sus emolumentos, que realicen su trabajo con dedicación y en pro del bienestar de sus representados, que vigilen que los dineros públicos sean ejercidos con transparencia y aplicados correctamente en obras y acciones para el beneficio de los potosinos, que la Auditoría Superior del Estado deje de ser “tapadera” de malos gobernantes y la agencia de colocaciones de los diputados y se dedique a plenamente a su función, de revisar las cuentas públicas de los órganos de gobierno y castigar como dicta la norma a quienes traicionen la confianza de la sociedad”…

“HONESTIDAD.- Que los tres niveles de gobierno realicen acciones destinadas a acabar con la corrupción, el nepotismo, el compadrazgo y el abuso de autoridad, terminar con las increíbles prestaciones y beneficios de la burocracia, a la cual se destina la mayor parte del presupuesto, que la “mordida” y “el cochupo” sean eliminados del vocablo de las oficinas de gobierno”…

“BIENESTAR.- Que los gobernantes en turno, de todos los niveles, se apliquen a terminar con el enorme rezago social que hay en la entidad, reducir la brecha entre la minoría que más tiene y la inmensa mayoría que menos tiene, dotar de los servicios básicos a los miles de potosinos que aún sufren por agua potable, drenaje, servicios médicos básicos, educación y empleo digno y bien remunerado, que nuestros ancianos no tengan que trabajar o hasta pedir limosna para sobrevivir, que no haya un niño más muerto por enfermedades gastrointestinales o respiratorias por falta de médicos y medicinas, que nuestros jóvenes no sean utilizados como “carne de cañón” por el crimen por la falta de educación y empleo, que en cada hogar de nuestro país, todos los días haya alimento en sus mesas producto del trabajo honrado y bien pagado de los mexicanos”…

Armando Acosta

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.