Bitácora

EL Poder Legislativo en caída libre. ¿Cómo estará de tan mal el Congreso del Estado que en la última evaluación, la del cuarto trimestre de la organización “Congreso Calificado”, que el diputado mejor rankeado es “la herencia maldita” en persona, el exsecretario general de gobierno de Juan Manuel Carreras, Alejandro “Caco” Leal Tobías. Según el informe de Congreso Calificado, sólo cuatro de los 27 legisladores locales, lograron obtener una calificación aprobatoria: el mentado “Caco” Leal, Eloy Franklin, el impresentable Rubén Guajardo y el sobrino incómodo de Carreras, José Antonio Lorca, de ahí en fuera, es una vergüenza total, de pena ajena el desempeño de nuestros ínclitos representantes sociales…

ROBERTO Ulises Mendoza del Verde obtuvo una calificación de 5.55 sobre 10 a calificar, le sigue el panista Juan Francisco Aguilar con un 5.45, igual calificación recibió la hija de Cándido Ochoa, Nadia Esmeralda, Liliana Guadalupe Flores Almazán 5.36, mientras que la panista y actual presidenta de la Mesa Directiva, María Aranzazú Puente tiene un 5.35, el morenista Cuauhtli Fernando Badillo 4.91, Emma “#ladycopypaste” Saldaña del Movimiento Ciudadano apenas alcanzó un 4.90, Gabriel Martínez Lárraga “la tekmoloca” un 4.37, el presidente de la Jucopo José Luis “el minion” Fernández un 4.30,  José Ramón Torres del PAN un 4.30 y Dolores “Lola” García Román apenas arañó el 4.0…

Y viene lo peorcito; Martha Patricia Aradillas del Verde saca un vergonzante 3.52, no podría ser de otra manera, la señora no saca un perro de una milpa amarrado con longaniza. La azul por fuera y tricolor por dentro, la panista-priista Bernarda Reyes un penoso 3.12 de calificación; Edmundo “el pecas” Torrescano 2.98 misma calificación que comparte con la del PT Cinthya Segovia; Lidia Nayhelli Vargas, de Morena 2.82; la por demás impresentable Yolanda Josefina Cepeda Echavarria, también secretaria del CDE del PRI sacó un 0.73, que vergüenza. Salvador Isaís Rodríguez del PT un 0.55; María Elena Ramírez de Conciencia Popular, un 0.15 y el desconocidísimo Edgar Alejandro Anaya que ni en su casa lo conocen pues radica en Ciudad Victoria Tamaulipas de donde es originario y poco asiste a su trabajo en San Luis, apenas alcanzó un 0.10, qué barbaridad…

MENCIÓN aparte merecen sin duda los dos peores integrantes de la actual legislatura, la vergonzante LXIII; nos quedan a deber a los potosinos y mucho, el sin partido “el cachorro de la robolución” Mauricio Ramírez Konishi, que obtuvo de calificación un menos 0.75, así como lo escucha, y en el fondo de la tabla, el sotanero del PT, el inepto diputado por el PT René Oyarvide Ibarra, con un espantoso menos 1.35…

ASÍ es, esos son nuestros flamantes representantes populares en el Poder Legislativo, donde la mediocridad, la ineptitud, el cinismo, la soberbia, la voracidad, el valemadrismo y la ausencia total de progenitora es el sello de la casa. Abyectos hasta la ignominia, donde la ignorancia les brota por todos los poros, donde no tienen pudor alguno en embolsarse cada mes más de cien mil pesos de salario, y en este mes, por concepto además de la dieta, del aguinaldo y primas vacacionales, se embolsan casi medio millón de pesos cada uno de estos insufribles diputados…

LES vale madre a grado superlativo la institución, que ayer tuvieron el descaro de utilizar el recinto de Vallejo como un salón de fiestas privado. Siendo día “hábil”, por decir algo, ayer viernes las puertas del Edifico Legislativo “Juárez” cerró sus puertas, no recibió personas, ni oficios ni nada, pues estaban los diputados celebrando la posada navideña a los empleados del Legislativo, quienes no tienen la culpa de esto, que se irrespetara un recinto oficial en una frívola pachanga es responsabilidad de los diputados, principalmente del presidente de la Jucopo, José Luis Fernández, pero al parecer anda todavía muy ocupado haciendo cuentas de la Fenapo que por cierto no le cuadran. Guardada toda proporción que los diputados utilicen uno de sus recintos como salón de fiesta es como si el Arzobispo celebrara una fiesta al interior de la Catedral Metropolitana, pero en fin, como dice el viejo y conocido refrán: “con estos bueyes nos tocó arar”…

PD.- Nuestro Alcalde capitalino Enrique Galindo, está de mal en peor, mareado en sus tres ladrillos y embriagado de poder y soberbia, sigue extraviado, ahora quiere que la Policía Municipal sea igual que la Policía Francesa, sólo le falta que les quite lo corrupto a la corporación, iniciando desde los altos mandos, como Antonio de Jesús Villa Gutiérrez, ni hablar…Armando Acosta

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.