Bitácora

“ENTRE los gritos de quienes defienden ciega e incondicionalmente a AMLO y quienes lo denostan con furia y odio, no podemos escuchar la voz de la razón”, retomado de las redes sociales…

“SÍ a la democracia, no al autoritarismo”, ningún mexicano bien nacido y con dos dedos de frente, podría estar en desacuerdo con lo anterior, expresado ayer por el exconsejero presidente del INE, José Woldenberg, el único orador de la marcha realizada este domingo, en contra de las reformas a la Ley Electoral propuestas por el Presidente de la República, López Obrador, y actualmente en discusión en Poder Legislativo para su aprobación o rechazo…

NO fueron los 500 mil asistentes en la marcha que dice el borrachales de Felipe Calderón, ni tampoco los 12 mil que reconoció el miope secretario del gobierno de la CDMX, Martí Batres; eso sí, fueron una buena cantidad de ciudadanos, un número considerable de mexicanos que salieron expresar su legítimo derecho a discernir, por cierto en completa paz y sin incidente, no sólo en la capital, sino en las principales ciudades del país…

MUCHA estridencia, polarización, odio y sin razón, de los dos bandos que hoy se dicen dueños de la verdad: el partido en el poder, la 4T que, mañosamente, perfila una reforma a modo, aunque sus argumentos son irrefutables, y una oposición desesperada, desacreditada, desfondada, aunque ayer recibió una importante bocanada de oxígeno puro, tras la marcha…

MUY respetable el sentir de los miles de mexicanos que salieron ayer a manifestase, pero ¿cómo creer en los principales impulsores de esta protesta?, personajes tan impresentables y descreditados que demeritan la expresión de los ciudadanos, sujetos deleznables miembros del poder fáctico que durante años se beneficiaron con la corrupción y que han sumido al país en la miseria, desigualdad y pobreza, tales como Vicente Fox, Claudio X. González, Felipe Calderón, Elba Esther Gordillo, Migue Ángel Osorio Chong, Lilly Téllez, Enrique de la Madrid, Emilio Álvarez Icaza, Jesús Zambrano, Santiago Creel, Margarita Zavala, Silvano Aureoles, Marko Cortés y Alejandro “alito” Cárdenas, entre otros…

TAMPOCO abona en nada las bravuconerías que desde el poder y desde el Palacio Nacional, todos los días en la “Mañanera” envía el Presidente, donde denuesta, critica y señala con dedo flamígero como si fuera dueño de la verdad absoluta, a los que llama sus “contrincantes”, a los que acusa de clasistas, hipócritas, fifís y racistas…

AYER en los discursos en defensa del INE y contra la reforma electoral de AMLO, se habló mucho de defender a la democracia, a las instituciones, a no regresar al pasado, bien, muy bien, nadie se opone a esto, pero lo que no se dijo ni se discutió son los puntos de la iniciativa que retoma el sentir de la mayoría de los mexicanos, tales como la reducción del número de Senadores y Diputados, o acabar con las millonarias prerrogativas que durante los años no electorales reciben los partidos sin dar cuentas claras de cómo las gastan, o disminuir el costo de operación del mismo INE, acabar con la duplicidad de funciones, y por consiguiente de recursos públicos de los organismos electorales locales, como el CEEPAC o los tribunales electorales locales…

BAJAR de 500 a 300 diputados es una exigencia histórica de los mexicanos, provocada por los mismos actores políticos, los diputados y senadores, que legislatura tras legislatura se llenan los bolsillos ofensivamente sin hacer absolutamente nada, más que levantar el dedo. Dejar de dar dinero a los partidos políticos en tiempos no electorales, también es reclamo que por años ha realizado la ciudadanía, no es posible que miles de millones de pesos de nuestros impuestos se vayan a esos “barriles sin fondo” llamados partidos políticos…

Y por último, reducir el gasto oneroso del INE, como sus sueldos de más de 350 mil pesos mensuales; las encuestas lo confirman: la inmensa mayoría de la población de este país está a favor de desaparecer estos privilegios, por ejemplo: según el sitio de noticias web, “Politico.mx” los sueldos de los choferes de algunos consejeros del INE, de acuerdo a datos del mismo instituto, son: el conductor de Lorenzo Córdoba gana más de 47 mil pesos al mes, el de Jaime Rivera Velázquez, más de 41 mil pesos, los “chufas” de Ciro Murayama y el de José Roberto Ruíz Saldaña, más de 38 mil pesos cada uno y el del potosino José Martín Faz Mora, la friolera de 28 mil 267 pesos. Pero en fin. ¡defender la democracia o defender los privilegios?…Armando Acosta

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.