Bitácora

EL acueducto de la presa El Realito nos costó, cuesta y seguirá costando a los potosinos más miles de millones de pesos, una obra onerosa e inútil en igual proporción que no ha servido de nada. Lo que se suponía sería una parte de la solución del problema del agua para abastecer a la zona metropolitana de San Luis Potosí y que en teoría acabaría con la sobreexplotación de los casi agotados mantos freáticos, es un fracaso total y rotundo, gracias a la corrupción de los gobiernos de Marcelo de los Santos y Fernando Toranzo, y solapada por Juan Manuel Carreras López…

A pesar de que en el contrato con la empresa concesionaría operadora del acueducto de la presa El Realito: “Aquos” se estipula que por ningún motivo, ya sea por mantenimiento o falla, el servicio de abastecimiento no puede suspenderse por más de cinco días seguidos y no más de cinco veces al año, desde que inició funciones en 2017 a la fecha, el “chafa” acueducto lleva más de 42 fallas, al menos 14 de ellas en lo que va de transcurrido el año en curso, ayer domingo se registraron dos…

CADA vez que se suspende el suministro de agua proveniente de El Realito, miles de familias en decenas de colonias y fraccionamientos son afectadas al quedarse sin gota de agua durante días, y el Interapas no tiene la capacidad para otorgar el servicio por medio de pipas, por lo que al final de cuentas, como siempre, es la ciudadanía quien sufre las consecuencias de una autoridad inepta y anodina ante una empresa voraz e incompetente…

LO más sorprendente de todo esto es que no se haya cancelado el contrato de concesión a la empresa Aquos a pesar de tener, por parte de las autoridades, todos los elementos para hacerlo por el incumplimiento de Aquos, pero mientras son peras o son manzanas, el problema continúa un día sí y el otro también, los potosinos se levantan con la duda de si tendrán o no el servicio del agua, todo mundo habla, pero nadie hace algo para solucionar de fondo el problema…

SEGÚN estudios técnicos, revelan que las constantes falles del acueducto son provocadas debido a que los tubos no son los adecuados para soportar la presión del agua, la mayoría de los desperfectos en esta red están concentrados en alrededor de dos kilómetros, donde la empresa ha propuesto cambiar la tubería con un costo de al menos 150 millones de pesos, aunque no se ha especificado quién asumiría el costo de esta reparación, si la concesionaria o el gobierno o ambos…

SEGÚN expertos consultados por esta columna, aseguran que aunque las fallas se concentren en esos dos kilómetros de tubería, si esta fuera reemplazada por tubos de mayor calibre, el problema de las fugas no se acabarían, sino que se trasladarían a otras áreas donde el material es también muy débil, es decir, la solución no es parchar el acueducto, es realizar un cambio de toda la red, pero si cambian dos kilómetros de tubo cuesta 150 millones de pesos, cambiar los 132 kilómetros que tiene de longitud el acueducto tendría un costo de casi mil millones de pesos, ¿quién los pagaría?, ¿Cuánto tiempo tardarían?, ¿Cuáles serían las alternativas para suministrar el servicio de agua a la población?, ¿para cuándo las investigaciones y denuncias en contra de los exfuncionarios que permitieron y solaparon una obra de tan ínfima calidad?, pero en fin…

PASANDO a otros temas, el día de ayer se registraron 130 nuevos contagios de Covid-19 en la entidad potosina así como un repunte en la hospitalización, con este número se rompe el récord de 68 días consecutivos con cifras menores a tres dígitos, estos incrementos de los últimos días nos confirman la llegada de la quinta ola de la pandemia de coronavirus a San Luis Potosí, que según científicos está impulsada por variantes y sub variantes de la cepa “Ómicron”, por lo que se espera días por venir con aumentos de contagios, pero por fortuna con una mortalidad moderada y una capacidad hospitalaria que no se vea rebasada; al igual que en las otras olas, las recomendaciones siguen siendo las mismas: uso de cubrebocas, evitar aglomeraciones, guardar distancia, lavado constante de manos y por último y no menos importante, seguir vacunando, seguir con los refuerzos que nos faltan, la mayoría de los contagios de esta ola se da en personas no inoculadas y por consiguiente, las que pueden necesitar de hospitalizarse, por favor, no bajemos la guardia, a cuidarnos…

Armando Acosta

 

 

 

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.