Bitácora

POR una dirigencia gris y totalmente nula, Morena sobrevive en el estado de San Luis Potosí por cabezas operativas que incluso nunca ejercen su derecho de picaporte con el presidente Sergio Serrano Soriano, hombre por el que ha pasado toda una historia y lo ha atropellado su lenta reacción…

EL reflejo de las preferencias electorales, se aprecia más la baja popularidad del partido marrón en el estado potosino, porque literalmente le comió el mandado el partido verde, un grupo articulado en torno a un dirigente moral, que Morena nunca pudo lograr, ni soñando con postular candidatos de ideologías tradicionalmente potosinas…

HACE un año y 48 horas, el resultado electoral para el estado de San Luis Potosí aún era incierto; los comicios prometían una votación muy cerrada; a temprana hora del domingo 6 de junio, el escenario político todavía parecía comprometer el esperado triunfo de cualquiera de los dos candidatos más fuertes para obtener la gubernatura del estado…

EL final era cardiaco; el futuro se definiría entre aquellos que querían echar los partidos políticos tradicionales de los espacios del gobierno, y los que en cierta forma y por inercia simpatizaron con una colorida coalición que a final de cuentas y por muy holgada votación, conservó la capital del estado con la candidatura de Enrique Galindo Ceballos; de toda esa danza, quedó fuera Morena, con muy pobre votación para Mónica Liliana Rangel Martínez por la gubernatura, y Francisco Xavier Nava Palacios para la alcaldía de la capital…

OCTAVIO Pedroza, a fin de cuentas, se convirtió en un candidato muy débil para la coalición “Sí por San Luis Potosí”, se le veía muy tibio para defender su propuesta de gobierno, provenía del lastre que ha venido arrastrando al Partido Acción Nacional en las últimas tres elecciones intermedias, es decir el del divisionismo que decidió reproducir Octavio, la voracidad de los caciques internos y la venganza política, y la eterna convivencia enseñando la sonrisa en los dientes para la foto, tal y como ocurrió en la campaña de Pedroza Gaitán, a costillas de una vida interna a imagen y semejanza de una convivencia de perros y gatos, entre arañazos, mordidas y baños de lodo, con la dirigencia de aquella época…

EN contraparte, y apropiado de la marca 4T desde fuera del Morena, Ricardo Gallardo Cardona, hábil para aprovechar las debilidades, divisionismo, peleas callejeras y caseras e infortunios de sus opositores, jugó con sus propias reglas, con una oposición descompuesta y con mil cabezas que jalan cada quien para su lado, y aprovechó hasta las ambigüedades legales, para acelerar la carrera por la gubernatura, que finalmente ganó, de manera relajada, y hasta presumiendo una alianza política de alcaldes que recientemente habían ganado las elecciones por otros partidos, y al principio de su mandato se sumaron al Verde…

ESO fue precisamente lo que le vinieron a celebrar: la capacidad de organización política del único gobernador emanado del Verde…

PARA el caso del Morena, que al menos aquí en San Luis sigue teniendo presencia política de pena, el denominado superdelegado, Gabino Morales Mendoza, presumía que la capital está asegurada para su instituto político; lo que a nadie dijo es que en San Luis Potosí el trabajo político es casi nulo, enfrenta divisiones y no saca un perro de una milpa ni siquiera por salir con una consulta de reforma energética exitosa, que si no es por la estructura del Pollo Gallardo, ni siquiera sale. Aquí Morena no sirve para nada. Depende del gober y su estructura y por eso, no sabemos de qué se jacta Gabino…

LA oposición está muy débil y en San Luis está más desdibujada que a nivel nacional. En el PRI, ya desde cuándo deberían jubilar a Elías Pesina y un jefe de prensa que no reacciona ni en defensa propia. En 2023, de seguro le quitan el Estado de México y Coahuila, y en San Luis Potosí no sabemos si a los más deseosos se les haga el milagro de que desaparezca. El PAN ni señales de vida da.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.