BITÁCORA

LAS preocupaciones de los carreristas. Hace unos días, en el café Starbucks de Montes Blancos, en Las Lomas, se reunieron tres angustiados personajes priistas y altos mandos de la administración de Juan Manuel Carreras López, que todavía hace un año gobernaban a su antojo como si no hubiera un futuro, se trata de Alejandro “Caco” Leal Tovías, exsecretario de gobierno durante casi todo el sexenio pasado y actualmente diputado plurinominal del tricolor en el Congreso local, Elías Jesrael Pesina Rodríguez, primer oficial mayor en el gobierno del “güerito”, presidente del CDE del PRI, cargo que funge hasta la fecha y actualmente regidor en el Cabildo capitalino y de Joel Ramírez Díaz, ex titular de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado (SEGE)…

AL parecer, el tema de este cónclave de exfuncionario de “Carreritas”, fue intercambiar sus angustias, preocupaciones y planear una estrategia tras la detención de tres de sus compañeros de gabinete, quienes actualmente llevan sus procesos detenidos en el penal de La Pila, acusados por la actual administración estatal del desvío de millones de pesos. Los asistentes a esta reunión, “Caco”, Joel y Pesina, salieron más preocupados que como llegaron, para abrir boca, tómelo bajo reserva, pero trascendió que confirmaron que están solos, que su antiguo jefe Juan Manuel Carreras se deslindó de cualquier asunto relacionado; alguno de ellos comentó que “sólo pactó impunidad para él y su esposa, la presidenta del DIF-Estatal, Lorena Valle”, pues después de la aprehensión de “la doctora muerte” Mónica Rangel, “el güerito” solo le alcanzó para realizar algunas llamadas, una al líder nacional del PRI Alejandro “Alito” Moreno Cárdenas y otra al actual secretario general de gobierno, Guadalupe Torres, haciendo una “aguada” defensa de su exfuncionaria…

EN la mesa se platicaron pocas y muy pobres opciones de “defensa” para la justa embestida del actual gobierno de Ricardo Gallardo Cardona contra las innumerables corruptelas heredades, “la herencia maldita”, del pasado sexenio. La vía del Congreso local, la de la bancada priista para poder pactar un armisticio con el gobernador en turno, a cambio de votar toda propuesta del Ejecutivo, no resultó muy viable, pues prácticamente no necesitan los pobres tres votos con los que cuenta la bancada del tricolor, tras la renuncia del impresentable “cachorro de la robolución” Mauricio Ramírez Konishi…

CUANTIMÁS, comentaron, cuando una de estos tres legisladores del otrora invencible, Yolanda Josefina Zepeda Echavarria, actual presidenta de la Mesa Directiva, es más gallardista que nada, es más, la cuentan como una integrante más de la bancada del Partido Verde, y no por casualidad se da este gatopardismo de Cepeda Echevarria, más bien es por conveniencia ya que ésta cuenta con varias y numerosos observaciones a sus cuentas públicas donde hay evidencia del desvío de varias decenas de millones de pesos cuando se desempeñó como alcaldesa de Aquismón, así mismo se analizó que debido a presuntos expedientes de irregularidades de los otros dos diputados tricolores cuando “Caco” era titular en la secretaría general y Edmundo Torrescano en la secretaria particular…

LA opción del partido, también los dejó muy agobiados. El PRI en el estado, que todavía encabeza Pesina Rodríguez, está totalmente muerto, desmantelado como lo dejó Carreras y sus principales operadores, Elías y “Caco”, tómelo bajo reserva, pero trascendió que Elías comentó que en la pasada gira que realizó en la entidad el presidente nacional del PRI, Alejandro “Alito” Moreno, hubo un desayuno privado en la residencia del exsenador priista Teófilo Torres Corzo, donde sólo asistió “Alito” Moreno, obviamente el anfitrión, la dirigente del CDE del PRI en Querétaro, un senador, una diputada federal, Elías Pesina, su secretaria Yolanda Cepeda y el alcalde capitalino Enrique Galindo; además de un utópico escenario de “Alito” donde con cifras, encuestas y argumentos sobrados, detalló que habría una muy remota posibilidad de que el tricolor pudiera recuperar la Presidencia en las elecciones del 2024, pero lo más sobresaliente es los elogios que a todo momento el líder nacional prodigó a Galindo Ceballos, incluso, en algún momento de la reunión, Moreno Cárdenas se apartó con Enrique Galindo y estuvieron varios minutos en privado, según diría Elías Pesina, “Alito” le ofreció a Galindo que se quedara con el PRI estatal…

PERO lo que más le preocupó a Elías Pesina, fue un comentario de “Alito” después de platicar que se había reunido con el gobernador Ricardo Gallardo Cardona, a quien los unía una vieja amistad, el exsenador y exgobernador de Chiapas Manuel Velazco, pero aún, el líder nacional adelantó que en las próximas elecciones, “no descartaría” una alianza estatal entre el PRI y el Partido Verde, “Estamos jodidos”, habría dicho el “Caco” antes de despedirse…Armando Acosta

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.