Bitácora

¿SE acabó la luna de miel? La lamentable muerte de un operador de una pipa de agua potable, la madrugada de este lunes, parece ser el punto de quiebre entre la administración estatal y la del municipio de la capital, después de más de seis meses de “romance”, pues mientras que, inexplicablemente, el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Juan Antonio Villa Gutiérrez, el director del Interapas, Jorge Torres López y el mismo alcalde Enrique Galindo, culpaban a La presa de El Realito como la responsable del homicidio del pipero, más tarde, el secretario general de gobierno, José Guadalupe Torres Sánchez, les reviró y le recordó a la administración capitalina que constitucionalmente son ellos los que tienen la obligación y responsabilidad de resolver el problema del agua en la ciudad…

TORRES Sánchez hizo un llamado a las autoridades municipales a sumar esfuerzos para solucionar el grave desabasto de agua y dejar de “nadar de a muertito frente a esta problemática social”, y recordó que esta crisis viene subiendo de tono en los últimos días, tras los al menos cuatro bloqueos de vialidades y ahora con el asesinato de un operador originados por la falta del vital líquido…

SI bien es cierto que las constantes fallas del acueducto de la presa de El Realito son recurrentes y esto provoca el desabasto de agua, esta situación no es nueva y como candidato, Enrique Galindo sabía que una de las problemáticas más graves de la ciudad era la del agua y los desperfectos en el embalse, en campaña el actual alcalde aseguró que “la escasez de agua es una de las necesidades que se atenderán de inmediato al llegar al gobierno municipal”, al inicio de su mandato el presidente municipal señaló que el tema del agua es “de la mayor trascendencia para el actual gobierno municipal, ya que no sólo se trata de un derecho humano, sino que se debe de proporcionar servicios eficientes a la ciudadanía, de lo contrario se puede convertir en crisis” y a últimas fechas Galindo Ceballos anunció que ya estaba listo “un proyecto de redistribución de agua en la ciudad que permita dejar de depender del acueducto de El Realito”…

EL problema es que a pesar de que era de todos sabido el origen del desabasto de agua en la ciudad, el nuevo director del Interapas Jorge Torres nada ha hecho para solucionar esta situación, claro que no es un trabajo sencillo, pero no hay indicios de al menos un bosquejo de solución a esta problemática. Originalmente, la presa El Realito abastecería a la ciudad con mil litros de agua por segundo para beneficio de una tercera parte de los hogares de la capital, pero la realidad es que, debido a la mala calidad del acueducto, esta cantidad de líquido nunca se ha entregado, según informes del mismo Interapas no llega ni a la mitad de lo establecido, por lo cual el agua de este embalse sólo abastece un sexto del territorio capitalino…

ES decir, El Realito no representa la totalidad del problema de desabasto de agua, es una parte que sí se resiente y sí se nota al ser al menos entre 30 y 35 colonias las que constantemente tienen falta del líquido por las fallas en el acueducto, hay otros factores que hoy tienen a la capital en una severa crisis de agua, además del inicio de la temporada de calor que dispara el consumo hasta en un 30 o 40 por ciento más, y una sequía extrema que tiene a las presas prácticamente secas (la de El Peaje con 0 por ciento de agua, la de la Cañada del Lobo con el 33 por ciento de su capacidad, la de El Potosino con el 38 por ciento y la de San José con el 42 por ciento, según el último informe del monitoreo de la Conagua)…

ESTÁ el problema en la vetusta y dañada red de agua de la ciudad, donde se fuga aproximadamente el 50 por ciento del vital líquido, las tomas clandestinas y las que comercios e industrias que consumen grandes cantidades de agua y pagan sólo unos pesos, las decenas de fraccionamientos, algunos con décadas de no pagar un peso al Interapas al no estar regularizados, la situación deplorable y en pésimo estado de los casi 200 pozos que abastecen casi el 80 por ciento de agua a la ciudad, y un sistema de abastecimiento por medio de pipas ineficiente y donde se abusa de la necesidad y desesperación de los potosinos, todo lo anterior es responsabilidad del municipio y a seis meses de gestión, no se ve solución alguna esta problemática que ya cobró una vida, pero en fin…

Armando Acosta

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.