Bitácora

SEA cual sea el motivo del fracaso de la obra de construcción y puesta en operación del primero de dos corredores planeados para un sistema de transporte rápido, alguien no hizo su trabajo y hay millones de pesos que no se sabe en qué fueron invertidos, pero eso sí, aportados de manera puntual por Banobras…

Y es que las ciudades más importantes del país, o por lo menos las que mayor fluidez de la movilidad de exigen como la propia Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, Querétaro y Puebla, planearon con años de anticipación los corredores de transporte público en carriles exclusivos y de capacidad especial para movilizar miles de pasajeros en unos cuantos minutos…

POR supuesto, las características especiales incluyen, en un camellón central, áreas para adquirir boletos o cargar saldo de prepago, caminar o permanecer bajo resguardo de las condiciones climáticas en un andén techado, cubierto de materiales translúcidos y resistente, en un piso alto, con asientos y un piso tan alto como el de un camión oruga, para pasar por igual usuarios comunes, que personas que exigen inclusión, tales como débiles visuales y aquellos que se mueven en muletas o sillas de ruedas…

QUIEN no conciba un proyecto de estas características, es obvio que se considera una persona de muy corta visión, y muy poco enterado de las verdaderas necesidades de movilidad de una ciudad, desde hace décadas, necesitado de un transporte veloz que conecte los puntos de mayor concentración de gente, con la periferia o áreas populares de la zona metropolitana…

SAN Luis Potosí ha necesitado desde hace décadas, un sistema de transporte igual o mejor que el “Metrobús” de la Ciudad de México, o el “Macrobús” de Guadalajara, ambos, la mejor idea para movilizar pasaje a nivel de superficie en una ciudad, cuyo diseño y calidad por cierto, requiera de inversionistas valientes, y planes de recuperación a corto o mediano plazo…

ESO es lo que a propósito de corta visión de los gobernadores Fernando Silva Nieto, Marcelo de los Santos Fraga, Fernando Toranzo Fernández y Juan Manuel Carreras López, faltó para empatar nuestro centro de San Luis Potosí con las mejores plazas peatonales de las grandes ciudades del país, a propósito del malogrado proyecto del estacionamiento y pasos subterráneos en la Alameda Juan Sarabia, que bien podrían financiarse con capital público-privado…

LOS gobiernos que no son visionarios, arrojan resultados tan desastrosos como el ya conocido en el sistema de transporte confinado, que dos gobiernos estatales fueron incapaces de realizar, y hasta ampararon bajo un presupuesto que se convirtió en barril sin fondo…

DEPENDENCIAS públicas que dejaron a medias el proyecto Red Metro, estaban encabezadas por hombres visionarios, pero porque ven visiones…

PRESUMIERON por años, que acabarían un sistema de transporte rápido que movilizaría a miles de potosinos en un solo paso; esa aspiración se quedó en un reencarpetamiento de un carril lateral de una carretera hecho a lo tonto, y por cierto en los carriles de la orilla contraria, sin boyas, sin andenes y sin idea de lo que se debía hacer…

ALGUIEN tendrá que responder por errores tan graves, y por el uso de recursos públicos, la petición de reparación del daño no deberá ser cosa de juego; alguien tiene que pagar, si lo que se necesita a muy corto plazo es una movilidad nunca antes vista en la ciudad.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.