Bitacora

DE cuándo en cuándo es posible ver por las calles jóvenes muy chachalacos, que se meten de todo y son protagonistas de los desfiguros más comunes en sitios de pachanga, en su círculo de amigos o hasta en la vía pública, que se encuentran moralmente destruidos y envueltos en un estado de salud que parece de tendencia irreversible…

PASA un avión y prometen alcanzarlo en 5 minutos, o de repente rompen con la armonía de una reunión mientras tratan de lanzarse por la ventana, según ellos para cruzar los aires, pierden el sentido de la congruencia y a veces caen en explosiones de euforia aparentemente sin ninguna causa, sin meditación previa y listos para demostrar que serían capaces de mejorar el marcador de vuelo de Superman…

PASAN las horas o a veces los días, y esa sensación de aparente activación de las hormonas de la euforia, se convierte en un nivel de frustración tan desagradable como la ingesta de un pavo de Navidad congelado, esta última idea por cierto, plasmada en una canción de John Lennon de la década de 1970, aquella del “Cold Turkey”…

PUES bien…

CUENTA la estadística oficial que San Luis Potosí no necesariamente es uno de los sitios de mayor influencia del narcotráfico en el país, sino solo una ciudad llena de carreteras de paso, en las que solo hay trasiego de mercancías porque llevan otro destino, es decir, van a otros puntos del país o del continente…

IMAGÍNESE Usted, amable lector, cuántos “vuelavuelas” habría si San Luis Potosí fuera estrictamente una ciudad de destino de los cargamentos de droga; probablemente el consumo se iría a niveles inimaginables, y la criminalidad se iría todavía a estadísticas mucho más altas…

POR lo pronto, esa será una área de oportunidad para la prevención, que es responsabilidad de los cuerpos de seguridad del estado, de los municipios y de la Federación en territorio potosino, aunque la movilidad de las actividades ilícitas no tiene palabra, y suele dar muchas sorpresas…

SIN embargo, la principal responsabilidad es social; si los padres de familia cuidan a sus hijos desde pequeños, y los profes y trabajadores en las escuelas no permiten que la permanencia en el plantel, o en espacios de trabajo, los responsables de áreas de empleo, y lejos de los papás, sea un espacio de oportunidad para que los pequeños consuman alguna sustancia que pudiera ponerlos en riesgo…

ES mejor ver estudiantes, empleados y emprendedores en la calle, haciendo su vida normal, que voladores y curadores de su propio cuerpo, necesitados de más y más droga, y por lo tanto potenciales delincuentes que rompen el tejido social, acaban con la seguridad de las personas, y retan a los gobiernos que tratan de combatirlos o en su caso de encarrilarlos por el camino del bien…

UN buen logro es sacar de la mala vida a un potencial criminal; mayor y más reconocido trabajo, sostenerlo en un mejor nivel de vida, y si no sucede así, que la sociedad lo demande a los gobiernos.

PD. San Luis Potosí vivirá toda esta semana una interesante justa deportiva de policías y bomberos, que dejan las mangueras, los equipos de rescate, el tolete y la pistola para competir. El trabajo rudo de diario, ahora es parte de una actividad de concurso latinoamericano, peculiar proceso de demostración de fuerza y destreza, que solo se le podría ocurrir a un ex Policía Federal: Enrique Galindo Ceballos.

PD2. Ya hay una parte reflexiva en las condiciones de la seguridad heredada, que tiene la responsabilidad de corregir el nuevo titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado. Su reconocimiento del terreno, se da en un contexto donde a poquitos meses del nuevo gobierno estatal, el índice delictivo sigue en niveles muy altos, y la rudeza de las acciones de la delincuencia también.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.