Bitácora

LA irresponsabilidad de unos pocos tiene graves consecuencias para muchos. Durante al menos la última década, en este espacio hemos señalado, documentado y cuestionado las erráticas e irresponsables estrategias en cuestión de seguridad de los gobernantes en turno –primero con el tibio Fernando Toranzo y luego con el gris Juan Manuel Carreras-, uno de los puntos más recurrentes de estas fallas, era el descuido de las corporaciones policiacas, principalmente el déficit que año con año se acumulaba y hoy, el INEGI y el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), nos dan la razón…

RESULTA que de 2010 a 2021, según datos oficiales, las fuerzas de las policías estatal y de los municipios han perdido a casi la mitad de sus elementos, hace 11 años el número de policías de ambos órdenes, era de 8 mil 090 uniformados, para este año en curso, apenas suman 4 mil 147, es decir, una disminución del 48.7 por ciento, las corporaciones municipales han sido las más afectadas, pues en ese mismo lapso han abandonado sus filas el 86.6 por ciento de sus elementos al pasar de 3 mil 733 oficiales en 2010 a 2 mil en 2021, una pérdida de mil 733, en tanto en la Policía Estatal perdió 2 mil 210 elementos, actualmente la corporación cuenta con sólo 2 mil 147 oficiales, este año unos 589 elementos han abandonado la corporación…

EL estándar mínimo internacional recomendado por la ONU para tener una seguridad pública medianamente aceptable, es de 1.8 policías por cada mil habitantes, según el INEGI en 2010 SLP contabilizaba 2 millones 585 mil 518 pobladores y en ese entonces la entidad contaba con 8 mil 90 policías tanto estatales como municipales, 10 años después, -con un recrudecimiento de la inseguridad y violencia-, en el censo de 2020 el estado potosino ya registraba 2 millones 822 mil255 habitantes, es decir 236 mil 737 pobladores más, un incremento de alrededor del 10 por ciento, en teoría SLP debería de tener casi 9 mil elementos, y aun así habría déficit, sin embargo la fuerza policíaca hoy en día es de apenas 4 mil 146, una disminución de casi el 50 por ciento en una década…

EN nuestro país, la percepción generalizada que la ciudadanía tiene del policía es, obviamente, como la de guardián del orden, pero generalmente, y bien ganado, asociado con la corrupción, inseguridad y criminalidad, lo cual termina a la marginación social del uniformado, pero además de la irresponsabilidad de los gobiernos en turno para atajar el problema de la deserción en las fuerzas policiacas, súmele los extensos turnos de trabajo, jornadas laborales de 24 horas seguidas, poco descanso, la corrupción de los altos mandos que, ilegalmente, ofertan desde los ascensos, los cambios de adscripción, hasta las vacaciones, también es importante resaltar el incremento de la inseguridad y la violencia, las amenazas del crimen organizado que provoca que los agentes del orden o trabajen para la delincuencia o de plano deserten y se dediquen a otras labores, que por cierto en los últimos años, con la llegada de nuevas industrias, hay más ofertas de empleo…

UN punto importantísimo a tratar es la terrible desventaja que tienen los policías en comparación con los demás trabajadores del estado, además de que la Ley prohíbe, por obvias razones, que cualquier elemento de seguridad se sindicalice, la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que, jurídicamente hablando, no existe una relación laboral de los agentes frente al estado, sino meramente administrativa, es decir, a pesar de que realizan un trabajo de más riesgo y más agotador que la burocracia, reciben menos prestaciones y salarios, esto lo han aprovechado los voraces sindicatos que, solapados por los gobernadores en turno, la mitad de la fuerza policíaca estatal se sindicalice irregularmente…

PARADÓJICAMENTE, en proporción de que ha disminuido el número de elementos en la entidad, el presupuesto destinado a este rubro se ha incrementado, en 2010 a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) se le destinó un presupuesto de 288 millones 297 mil 285 pesos, para este año el recurso para esta dependencia se disparó a 2 mil 688 millones 980 mil 450 pesos, es decir un incremento del 10 por ciento, es totalmente ilógico que si hace una década había menos recursos y más policías, hoy tenga tal cantidad de recursos con la mitad de elementos, esto sólo se puede entender por la corrupción e incapacidad de Fernando Toranzo y Juan Manuel Carreras, no hay más, y esto no puede quedar impune, se debe de castigar tan descarado saqueo e irresponsabilidad que hoy tiene de rodillas a los potosinos frente a la delincuencia…

Armando Acosta

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.