Bitácora

“QUIEN traiciona una vez, traiciona siempre”. Claudio Víctor Ferrer Marín, se desempeñó durante muchos años como colaborador de la gallardía, en el ayuntamiento de Soledad de los Ranchos, era “el dedo chiquito” del entonces director de Infraestructura y ahora diputado Federal, Juan Manuel Navarro Muñiz, en ese tiempo Ferrer Marín se encargaba de la entrega de apoyos sociales del municipio; al triunfo de Ricardo Gallardo Juárez como alcalde capitalino, Claudio Ferrer pasó a trabajar en la alcaldía de SLP en Desarrollo Social, siempre bajo la batuta de Navarro Muñiz, era secreto a voces que la estructura gallardista, en ese tiempo bajo las siglas del PRD, era manejada por Navarro auxiliado por Ferrer…

PERO a finales de 2017, cuando Xavier Nava Palacios rompió con los Gallardoå y buscó ser candidato a la alcaldía capitalina, Claudio Ferrer “chaqueteó”, le dio la espalda a sus ex patrones, dejó su cargo en el ayuntamiento y se fue a la campaña de Nava Palacios, llevándose una buena parte de la estructura gallardista, una traición que le costó la reelección a Gallardo Juárez como alcalde capitalino, al triunfo de XNP, Ferrer Marín fue “premiado” y designado como director de Desarrollo Social de la capital, con la encomienda de que ahora, los apoyos sociales y las juntas de mejoras serían organizadas y alineadas a favor de Nava, tómelo bajo reserva, pero trascendió que fue destituido del cargo por malos manejos, pero como tenía el control de la estructura, fue reacomodado como “asesor” del alcalde…

DESDE su deserción, fue un acérrimo y ácido crítico de la gallardía, a la que calificaba en sus redes sociales como “Kacardía”, entre otras muchas descalificaciones; en la pasada campaña electoral, Claudio Ferrer fue designado como suplente del también impresentable Óscar Valle Portilla que buscaba, ahora por Morena, la diputación de mayoría del VII Distrito local, la cual perdió estrepitosamente frente a la candidata del PAN Aránzazu Puente, quedando la dupla Valle-Ferrer en un muy lejano tercer lugar con no más de 13 mil votos…

PERO resulta, que gracias a los favores del nuevo director del Colegio de Bachilleres (Cobach), Alfonso Espinosa Palazuelos -cuyo único mérito para llegar a este puesto es ser yerno del ex secretario general de la Sección 26 del SNTE, Vito Lucas Gómez Hernández-, quien designó como coordinador de la Zona Altiplano-Centro de los Cobach, con un alto sueldo, ¿adivinen a quién?, nada más y nada menos que a Claudio Víctor “el judas” Ferrer Marín, está información se puede corroborar en el directorio del sitio oficial web de la institución en la siguiente liga: https://www.cbslp.edu.mx/index.php/nosotros/directorio

PERO no sería el anterior el único caso. “En cuestión de cultura, hay que torcerle el cuello a este pinche pollo”, decía Juan José Campos Loredo en un video publicado en 2018 en sus redes sociales, donde jugaba con un pollo de plástico, donde criticaba a la gallardía, aplaudía el triunfo de Xavier Nava a la alcaldía, exigía la desaparición del “nefasto” Festival de la Cantera y descalificaba los programas sociales de Gallardo Juárez como la entrega gratuita de garrafones de agua, tortillas y despensas…

RECIENTEMENTE, en Facebook, en un espacio denominado “lumenflujocultural” el mismo Campos Loredo escribió una “editorial”: “Elizabeth Torres, nueva titular de Secult, ¿La imposición mediática?, ¿es la Secretaría de Cultura de San Luis Potosí, rehén del nuevo gobierno gallardista para pagos de favores mediáticos?, ¿es un perfil –sin el mínimo perfil cultural- la que llevará las riendas del sector por los próximos seis años?, ¿es este nombramiento de Ricardo Gallardo Cardona, la señal de que la comunidad cultural y artística no tendrá ni voz ni voto (¡y ni siquiera representación!) en este sexenio que se avizora desconcertante para el sector?, Muchas preguntas pero muy pocas respuestas”…

PERO “milagrosamente” la opinión sobre la gallardía y de la nueva titular de Cultura por parte de Juan José Campos Loredo, dio un giro de 180 grados el pasado viernes 5 de noviembre, al tomar protesta como nuevo director del Instituto Potosino de Bellas Artes, así es, el que pedía “torcerle el cuello a este pinche pollo”, el que calificó de “nefastos y populistas a los Gallardo, aceptó ser funcionario del nuevo gobierno encabezado por Gallardo Cardona. Estos casos son sólo dos de muchos otros que acontecen en la nueva administración, donde la traición se premia con altos cargos y nada despreciables sueldos, lo que ha provocado gran molestia y decepción a las estructuras de la gallardía que durante años han estado trabajado para el proyecto y hoy no encuentran cabida ni empleo en el gobierno, pero en fin, ya ni llorar es bueno…Armando Acosta

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.