Bitácora

“EL de atrás paga”. Es de campeonato, el cinismo y desparpajo del gobernador saliente Juan Manuel Carreras, quien al ser cuestionado sobre si dejará recursos para cubrir el aguinaldo de los trabajadores del estado, “el güerito” respondió que lo que dejará será una “capacidad de endeudamiento” de la próxima administración, el todavía primer mandatario estatal. Desde los nefastos tiempos cuando gobernaban Soledad de los Ranchos como alcaldes Juan Manuel “el famoso, famy, familiar” y el también impresentable, “Robharto” Cervantes Barajas -que no se llevaron las puertas de la presidencia porque ya se habían robado el desarmador-, no se veía en la entidad que las arcas públicas estuvieran tan saqueadas y quebradas que no hubiera dinero ni para pagar las prestaciones de los burócratas, ahora lo hará “Carreritas”…

“USTEDES saben que durante el primer semestre de este año tuvimos una gran presión para liquidar los créditos quirografarios”, argumentó “el güerito”, para abrir boca, estos préstamos solicitados por la actual administración nadie sabe a qué bolsillos fueron a parar, han asegurado en repetidas ocasiones que fue “para combatir la pandemia de Covid-19”, el pretexto que “como anillo al dedo” le cayó al gobernador saliente para justificar todas las triquiñuelas y corruptelas de su administración; nunca hubo transparencia en el manejo de cientos de millones de pesos de estos créditos, lo que sí hay es suficiente evidencia de escandalosos casos de corrupción, desvío de recursos, compras simuladas y a sobreprecio, principalmente en la Secretaría de Salud estatal, además que los haya pagado no es un favor que nos hace Carreras, era una obligación que marca la Ley…

CADA año, en la Ley de Egresos del estado, se contempla el rubro de “servicios personales”, el famoso “capitulo 1000” que engloba, sueldos y prestaciones a los trabajadores del estado, entre ellos el pago de aguinaldo y aumento salarial, son más de 800 millones de pesos, presupuestados y etiquetados para este fin que Juan Manuel Carreras debería de dejar a la próxima administración para el pago de aguinaldos, no los dejará ¿dónde están estos recursos?, ¿por qué tendrán qué endeudarse las ya de por sí famélicas arcas públicas para pagar aguinaldo a los burócratas porque al “güerito” no le salieron las cuentas?, ¿cuántas obras, cuántos cuartos de hospital, cuántas aulas, cuántos caminos, cuántos policías o patrullas se podrían adquirir con el dinero de los aguinaldos que no aparece?…

A inicios del gris y perdido sexenio de Juan Manuel Carreras, el entonces secretario de Finanzas, José Luis Ugalde Montes, denunció públicamente que la administración de Fernando Toranzo Fernández, antecesor del “güerito”, les había dejado una deuda pública y pasivos por alrededor de 22 mil 533 millones de pesos, seis mil millones de pesos más que lo que Marcelo de los Santos heredó a Toranzo. Sin duda, Ricardo Gallardo Juárez recibirá unas finanzas estatales totalmente en quiebra, con miles de nuevos trabajadores basificados que engrosará aún más la nómina del gobierno, una policía estatal con apenas mil 400 elementos operativos, ah pero eso sí, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado pagando el salario y prestaciones a cerca de 4 mil 500 empleados…

Y por si faltara algo, nula obra o de infraestructura pública, un “nuevo” Hospital Central que es un “elefante blanco”; más de mil millones de pesos que de nuestros impuestos se pagó en un proceso amañado, de sobrecostos y de mala calidad, que a varios meses de haber concluido la obra se encuentra sin equipamiento y sin personal que lo opere, a pesar de la crisis sanitaria provocada por la pandemia, una obra inconclusa como la “Red-Metro”, que lleva años en construcción y donde cientos de miles de pesos del erario han ido a parar a la basura y que ayer, Carreras, argumentando su pretexto favorito: el Covid-19, anunció que quedará en calidad de “proyecto preliminar”…

SI Toranzo, Cándido Ochoa, la entonces primera dama María Luisa Ramos, su hermano Humberto, entre otros, no fueron a parar a la cárcel después del desaseo de su administración y evidentes corruptelas, fue porque Juan Manuel Carreras tendió sobre ellos un manto protector de impunidad, ya que llegó a la gubernatura impulsado por Fernando Toranzo, en esta ocasión las cosas pintan muy diferente, y los terribles hoyos financieros y desfalcos millonarios que encontrará el próximo gobernador, sin duda, tendrán que parar en denuncias penales contra no pocos funcionarios de la administración saliente, al tiempo…Armando Acosta

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.