Bitácora

NO entendemos los potosinos. El primero de agosto la autoridad sanitaria local reportaba 70 mil 236 contagios y 5 mil 754 defunciones por Covid-19 en la entidad, pasamos del semáforo de riesgo epidemiológico de amarillo a naranja; una semana después, para el 8 de agosto, ya se contabilizaban 73 mil 435 infectados y 5 mil 800 muertes, en una semana se acumularon 3 mil 199 enfermos y 46 decesos, continuamos en semáforo naranja; siete días después, para el 15 de agosto ya eran 77 mil 868 contagios y 5 mil 855, en ese lapso hubo 4 mil 433 casos y 55 fallecimientos más por el virus, ese domingo, en un angustiante mensaje, el secretario de Salud estatal, Dr. Miguel Ángel Lutzow, pedía a la ciudadanía guardarse en casa para frenar los contagios y, ante el incremento alarmante de la enfermedad, anunciaba el inminente paso al color rojo, cosa que nunca ocurrió, porque no hubo “consensos” con las cámaras empresariales y el gobernador cedió a conservar el naranja…

PARA este 22 de agosto ya se reportaron 83 mil 138 contagios y 5 mil 928 muertos por la pandemia de Covid-19, un aumento con respecto a la semana anterior de 5 mil 270 infectados y 73 decesos, pues en esta semana hubo un día que se rebasaron los mil enfermos y ayer fueron 991, es decir, en tan sólo 22 días de agosto el coronavirus ha acumulado 12 mil 902 contagios más, un incremento del 18.36 por ciento y 174 muertes, un aumento del 3.02 por ciento en tan sólo tres semanas pero, inexplicablemente, el gobierno del estado y la federación, contrario a toda lógica y al sentido común ante este alarmante aumento de contagios, decidieron que el semáforo de riesgo continuara en naranja, “aunque con más restricciones”, mismas que han brillado por su ausencia, con lo que se confirma que las autoridades privilegian la economía antes que el bienestar, la salud y la vida de los potosinos…

ESTE fin de semana y en medio de una pandemia que presenta unas cifras nunca antes vistas de contagios en el territorio potosino, las restricciones de movilidad social y las medidas y protocolos sanitarios para evitar la enfermedad fueron letra muerta, se quedaron sólo en el discurso, nunca se respetaron. Los antros, bares y cantinas operaron sin control, aunque con horario restringido hasta las 21:00 horas, al igual que las Plazas Comerciales y tiendas de autoservicio y de conveniencia, como si al virus le importara el horario o si antes del cierre programado no contagiara; un circo ubicado en un predio de la Carr. a México, próximo al Distribuidor Juárez abrió sus puertas sin problemas, mientras que las calles del Centro Histórico repletas de ambulantes, y las principales plazas y jardines públicos se observaron abarrotados de miles de visitantes, de nada sirvieron las inútiles cintas que el ayuntamiento colocó en las bancas, los ciudadanos las arrancaban o simplemente se sentaban encima de ellas, ante la ausencia total de autoridad y gobierno…

Y el colmo de los colmos de la irresponsabilidad, ayer domingo, en el tradicional tianguis de Las Vías, donde por igual, cientos de comerciantes y miles de ciudadanos, la mayoría sin cubrebocas o con este mal puesto, sin filtros sanitarios, ni gel antibacterial ni respetando la sana distancia, convivieron por horas a todo lo largo de la Av. Hernán Cortés, y al igual que en el Centro Histórico y las plazas públicas, ninguna autoridad de cualquier orden de gobierno se hizo presente. Demostrado y comprobado está que los ciudadanos no se cuidan y que la abulia e irresponsabilidad criminal de las autoridades nos están llevando a una severa y grave crisis de salud, que provocará aún más dolor y muerte, del cual nos vamos a arrepentir los potosinos…

SEGUIMOS sin entender cómo San Luis Potosí, ubicado desde hace varios días en el quinto lugar nacional con más casos activos –que eleva el riesgo de más contagios- por cada 100 mil habitantes, continúa en semáforo naranja, mientras que en entidades con menos contagios activos que se encuentran en rojo de riesgo máximo, como Puebla, quién está en el lugar 22, o Guerrero en el lugar 19, o Nuevo León en el sexto, o Hidalgo en el 14vo lugar del país, mientras que continuemos en color naranja y no en rojo, donde se cancela toda actividad no esencial, estamos en camino de una catástrofe sanitaria que se pudo evitar, donde los servicios hospitalarios, públicos y privados colapsaran, regresará el angustiante escasez de oxígeno y respiradores y habrá más dolor y muerte, gracias a un gobierno ausente y a una sociedad irresponsable, y todavía falta el regreso a clases presenciales programado para dentro de una semana, el día 30 de agosto, que Dios nos agarre confesados…Armando Acosta

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.