Bitácora

AYER, por primera vez en la historia del país, se realizó la Consulta Popular nacional, organizada por el Instituto Nacional Electoral (INE), en medio de desinformación, una pregunta ambigua y muy poca participación ciudadana. Este proceso tuvo un costo de 528 millones de pesos y consistía en poner a consideración de los mexicanos el poder iniciar procesos legales contra los expresidentes de México, aunque la Suprema Corte de Justicia cambió el sentido original del cuestionamiento, dejando al final la siguiente: “¿Estás de acuerdo en que se lleven a cabo acciones con apego al marco legal para esclarecer las decisiones políticas tomadas en el pasado por los actores políticos y garantizar la justicia y derechos de las posibles víctimas?”. Ayer por la noche el INE dio a conocer el resultado de su conteo rápido de dicha consulta que arrojó que el porcentaje de participación osciló entre el 7.07 y el 7.74 por ciento, de los cuales entre el 89.36 y el 96.28 votó por el “Sí”, mientras que entre el 1,38 y el 1.58 por ciento sufragó por el “No”…

SEGÚN la ley, para que esta consulta ciudadana en México tuviera validez jurídica, tenía que acudir a sufragar el 40 por ciento de una lista nominal de más de 93 millones de electores, es decir, para que los resultados de este proceso fueran vinculantes, debieron de ser poco más de 37.4 millones de sufragios, hasta las 00:14 horas de este lunes, según la página web oficial del INE y con el 86.43 por ciento de las actas computadas, se registraba apenas una participación del 6.09 por ciento del electorado, con 5 millones 711 mil 378 votos, de los cuales el 97.79 de ellos (5 millones 585 mil 658) habían votado por el “Sí” mientras que el 1.52 por ciento (87 mil 218) optaron por el “No”, mientras que los “nulos” contabilizaban 38 mil 502, el 0.67 por ciento…

A esa misma hora, el mismo sistema de resultados del INE reportaba en la entidad potosina una participación de apenas 91 mil 509 votos de los 2 millones 74 mil 340 que hay en el padrón electoral, sólo el 4.41 por ciento de los ciudadanos en posibilidad de votar lo hizo, de estos, 88 mil 714 (el 96.94 por ciento) sufragó por el “Sí”, mientras que mil 950 optó por el “No”, y se registraron 845 papeletas nulas (el 0.92 por ciento). Si comparamos que apenas hace no más de 2 meses, en las elecciones del 6 de julio pasado votaron para los comicios a gobernador un millón 131 mil 175 potosinos, casi el 55 por ciento de la lista nominal, que ayer en la primera consulta popular se presentara apenas al 5 por ciento, pudiera de calificarse como un fracaso el ejercicio democrático de ayer, pero esto es subjetivo y como siempre se tomará según el ángulo con que se quiera observar…

LOS pro-consulta, los seguidores de la “4T”, argumentan que el “Sí” ganó de manera apabullante, que lo de ayer fue un ejercicio democrático que es una muestra representativa del sentir del mexicano, que a pesar de la desinformación, los obstáculos, las trabas, la ciudadanía salió a participar para exigir que se esclarezcan los hechos del pasado y se castigue a los responsables, que a pesar de la baja participación hay gente que todavía tienen memoria, que exige justicia, que se repare el daño a las víctimas, que cree en los derechos políticos y en la democracia y que la consulta popular es un derecho consagrado en la Constitución…

MIENTRAS que los anti-consulta, los opositores a la “4T”, desde ayer en la tarde se burlaban de la baja participación en la consulta popular, lo cual provocaría que los resultados no tuvieran validez jurídica,, argumentaban que “la ley no se consulta”, cuestionaban que se hubieran destinado más de 500 millones de pesos para la realización de este ejercicio democrático, en tanto el INE calificó de un éxito la consulta nacional, en medio de acusaciones cruzadas en el Pleno entre consejeros nacionales y algunos representantes de partidos como Morena y afines…

PERO más allá de las descalificaciones, la polarización, las filias y las fobias de esta consulta popular, hay más de fondo: Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto que con sus malos gobiernos provocaron la desigualdad, el que millones de mexicanos estén en la pobreza, que unos cuantos se enriquecieran con escandalosos casos de corrupción que provocaran la violencia que sufrimos a la fecha, que se inyectara agua destilada a niños con cáncer, y que nuestro querido México viva en crisis permanente, no deben de quedar impunes, con consulta o no, vinculante o no, con mucha o poca participación, se debe de castigar a los malos gobernantes, no hay más…Armando Acosta

 

Bookmark the permalink.

Comments are closed.