Bitácora

NO doctor Lutzow, en la Secretaría de Salud cuando era titular Mónica Rangel Martínez, no había “desorden financiero”, había una corrupción descarada, cínica y desbordada que ha acarreado un serio daño no sólo a las arcas públicas, sino también a la salud de los potosinos, ésta terrible corrupción solapada desde las más altas esferas del gobierno estatal en turno también ha provocado que la deuda de esta dependencia se dispare a pesar de los esfuerzos del actual secretario de Salud de imponer una disciplina en el manejo de los dineros públicos, incluso, ha obligado a pedir préstamos por 300 millones de pesos para ajustar la nómina…

SON cientos, quizás miles de pesos de nuestros impuestos que se desviaron en los cinco años 4 meses y 24 días de la nefasta gestión de Mónica Rangel, mil 939 días como titular de los SSE donde el dinero público que debería de destinarse a mejorar y aliviar la salud de los potosinos fueron a vulgarmente desviados, por parte de la voraz funcionaria que impulsada por su cómplice “el güerito” Carreras, se atrevió a postularse como candidata a la gubernatura bajo las siglas de Morena, donde perdió estrepitosamente, debido al voto de castigo de los ciudadanos…

POR parte de algunos medios de comunicación, la combativa organización “Ciudadanos Observando” y hasta el Frente Ciudadano Anticorrupción, se ha documentado hasta el cansancio y profusamente los innumerables casos de la escandalosa corrupción de Mónica Rangel en la Secretaría de Salud estatal, han sido cientos de notas, reportajes e investigaciones con miles de pruebas que incluso han provocado denuncias penales contra la ahora funcionaria y algunos de sus “socios” en triquiñuelas, ante las autoridades correspondientes, desde la inútil y amodorrada Fiscalía General del Estado (FGE), la Fiscalía General de la República (FGR), la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la SHCP, la Auditoría Superior del Estado y de la Federación, sin que hasta el momento haya avances en las indagaciones…

POR ejemplo, el Frente Ciudadano Anticorrupción y “Ciudadanos Observando” presentaron ante la UIF y la FGR el año pasado más de mil 600 fojas de pruebas en una denuncia penal contra Mónica Rangel y el “empresario” Gabriel Alán “Gabo” Salazar Soto, por el desvío de al menos 500 millones de pesos en el periodo comprendido de 2017 al 2018, también en 2020 se documentó profusamente cómo la SS pagó más de 177 millones de pesos a 19 empresas y personas físicas ligadas al Grupo Infinite, propiedad de Salazar Soto, que al igual proveía a la dependencia de insumos, servicios de limpieza y de seguridad. En 2019 esta casa editorial publicó una investigación donde la SS pagó 2.2 millones de pesos al proveedor Mauricio Ayala por la presunta organización de “festejos navideños”; para el 2020, la misma dependencia pagó al mismo proveedor 20 millones de pesos por la organización de las conferencias de prensa para informar sobre la pandemia y colocar algunas mantas y señalamientos en las Unidades Centinela…

EN 2020, aún como titular Rangel Martínez, la dependencia de Salud pagó, sin licitar, 85.1 millones de pesos a una empresa fantasma denominada Tangamanga Innovaiviones, por la compra de “productos químicos básicos, 14 millones de pesos a otra empresa inexistente, Comercializadora Global del Potosí por la adquisición de “Líquido desinfectante”, 9.2 millones de pesos por 22 mil “kits” de gel, caretas y cubrebocas con un sobreprecio de más de 8 millones de pesos, compró 400 termómetros digitales a 6 mil pesos cada uno cuando su precio de mercado es de no más de 700 pesos al menudeo, más de un millón de pesos para comprar papel higiénico, gel y jabón líquido, 14 millones de pesos en 105 mil desinfectantes a un costo de 133 pesos cada uno cuando el precio real es de 17 pesos y así podríamos continuar la lamentable lista de corruptelas que no deberán de quedar impunes…

PD.- Claro que es muy duro ya no cobrar más de 100 mil pesos de salario al mes sin trabajar, cuantimás cuando antes de ocupar la curul cobrabas 4 mil pesos por mal conducir un noticiario televisivo, claro que es muy difícil de aceptar ya no ser más diputado local y dejar de hacer triquiñuelas y negocios turbios o “rasurarle” el salario a sus “asesores”, peor es no digerir la derrota en las urnas debido a un pésimo desempeño en el legislativo, peor si perdiste por casi 10 mil votos de diferencia y en contra de Eloy Franklin, todo lo anterior le ha provocado una diarrea verbal al todavía diputado Ricardo “pinocho” Villarreal Loo, que hoy habla de fraude, pobrecito, lo que provoca tener que buscar trabajo sin saber hacer nada, ni hablar…Armando Acosta

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.