Bitácora

APENAS este mismo lunes por la mañana, diversas voces hablaban de la deuda que deja el gobierno estatal saliente; de todos los procesos, faltó el de acabar con círculos de corrupción que aquejan a diversas áreas del sector público…

LA operación tan relajada de prestadores de servicio que en sus negocios también incluyen el trámite de documentos personales, con acceso a los archivos del Registro Civil, habla de que desde un principio no estaban dadas las condiciones para la modernización del servicio, falta inversión y ahí trabajadores probablemente subordinados de toda una vida, que son mañosos, filtran información que se supone, sólo debería estar en poder del gobierno y para entrega directa a los solicitantes…

LA modernización del servicio con despachadores automáticos de actas, deja muchos pendientes, porque no todo está digitalizado o las capturas son defectuosas y ello obliga a formar largas filas para corregir errores que no tendrían razón de ser, si los empleados de esa oficina no fueran sólo burócratas y sí en cambio capturistas competentes…

ESA ventana de oportunidad que abren los apuros de los usuarios, es la que se convierte a su vez en una puerta para que aparezcan vividores, que se aprovechan de la tragedia de viajar cientos de kilómetros y quitarles más dinero, a cambio de trámites que las dependencias públicas deberían desahogar pronto y con pasos sencillos…

LO cierto es que la ya enturbiada relación entre empleados desleales del Registro Civil y personas conocidas, allegadas o cómplices que montan su changarro, es el aspecto bizarro de la administración pública, que floreció como tiendita desde que la oficina estatal se encontraba justo debajo del edificio de la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado, en Eje Vial número 100…

AL frente de aquel edificio, pero en el lado opuesto del camellón central, ya había tienditas que hacían trámites de actas de nacimiento y de todo lo que se les ocurriera…

PASAN los años, y hasta hay negocios instalados a los alrededores de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público local, cuyos propietarios también ofrecen servicios de apertura de citas o trámites diversos y reconstruyen una larga historia que parece cuento de nunca acabar…

PD. Desde 2007, San Luis Potosí se convirtió en tierra muy caliente con la llegada de los primeros actos de delincuencia excesiva. Estamos a 2021, han pasado 14 años y es fecha que no se resuelve el problema de inseguridad. Los homicidios dolosos dan una idea del grado de impunidad en la persecución del delito, que con toda seguridad se agravará si no se toman las medidas necesarias para disminuir la incidencia. Ahora, la delincuencia crece y se diversifica, y viene una etapa compleja, que sin duda representa un reto que alguien deberá resolver. Veamos con qué argumentos salen las autoridades de seguridad.

PD2. En la nariz de aquellos que deberían mantener esa zona como las más vigilada, ladrones de mano fría toman de manera impune las tapas metálicas de las alcantarillas, obvio, sin importarles si un peatón inocente cae en algún agujero y se mata. Lo extraño del sistema policial es que no está diseñado para la identificación y trazabilidad de la práctica delictiva. Alguien tranquilamente puede robarse cualquier cosa y se le pierde la pista con facilidad, a pesar del avance tecnológico. Pareciera ser que los operativos policiales están diseñados precisamente para garantizar la huida de los malhechores.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.