Bitácora

MANUEL Muro, Encarnación Ipiña, Julián de los Reyes, Benigno Arriaga, Manuel J. Othón, Blas Escontría, Antonio Quezada, Camilo Arriaga, José María Espinoza y Cuevas, Primo Feliciano Velázquez, José Ciriaco Cruz, Graciano Sánchez, Ernesto Báez Lozano, Alfonso Lastras Ramírez, José Carmen García, Carlos López Torres, Álvaro Elías Loredo, no, no son solo nombres de calles, avenidas, edificios, estadios, mercados o escuelas, fueron potosinos ilustres, preparados, honorables, leales a sus ideas, sensibles y además, fueron diputados integrantes del Congreso local en diferentes etapas de la historia, absolutamente nada que ver con las últimas camadas de legisladores que lo único que han dejado a los potosinos es una gran vergüenza. La cosa en el Congreso local comenzó a podrirse en la LVII Legislatura, del 2003 al 2006, cuando comenzaron a ocupar curules personajes impresentables, oportunistas, voraces, cínicos, hambreados , incultos, ignorantes y desleales como Jorge Arreola, Mauricio Leyva, Paulino Pozos, Orlando Caballero, Rómulo Garza, Pedro Pablo Cepeda, Carlos Rebolledo, Eugenio Govea, Manuel Barrera y Oscar Vera entre otros, aquí comenzó el saqueo de las arcas legislativas, la compra de facturas apócrifas para quedarse con el dinero de las apoyos sociales…

A partir de este momento en este espacio comenzamos a decir que la peor Legislatura era la que venía, y por desgracia acertamos, en la LVIII, refinaron los perfiles: siendo diputados Victoria “Labandida” , Roberto Cervantes, Adolfo Micalco, Sonia Mendoza, Juan Pablo Escobar, José Belmarez, Raúl Paulín, Luis Manuel Calzada y Adrián Ibáñez, entre otros; la siguiente Legislatura, la LIX, fue peor: Luis Manuel Calzada Jr., Jaime Yáñez, Soni Bulos, Alfonso Castillo, Pedro Pablo Cepeda, Óscar Bautista, Jesús Ramírez Stabros y Felipe Abel Rodríguez Leal, entre otros especímenes; la LX fue más abajo: Crisógono y su hijo Christian, “Reculo y reculito” Sánchez, Ruth Tiscareño, Miguel Maza, Delia Guerrero, Jean Castilla Jonguitud, Manuel Aguilar Acuña, Rubén Guajardo, Rosa María Huerta y oootra vez, Juan Pablo Escobar, el desvío descarado de recursos públicos se incrementaba con cada legislatura, pero cuando de plano ya se descompuso todo fue en la LXI legislatura, famosa por sus escándalos y excesos, protagonistas de la tristemente célebre “ecuación corrupta” unos pillos “esféricos”, es decir se les veían las uñas desde cualquier ángulo: José Luis “tekmoloco” Romero, Enrique Flores, Héctor Mendizábal, Manuel Barrera, Sergio Desfassiux, Dulcelina Sánchez, Xitlálic Sánchez, Rebeca Terán, Óscar Bautista, Martha Orta, José Belmarez y Óscar Vera Fábregat, para vergüenzas no paramos los potosinos por tres años…

Y bueno, llegó la LXII Legislatura, también refinada y con peores perfiles; Cándido Ochoa, Edson Quintanar, Sonia Mendoza, Rosa Zúñiga, Oscar Vera, María Rosario Sánchez Pozos, Ma. Isabel González, Mario Lárraga, Vianney Montes, de vergonzante y gris paso, pero quienes de plano no tienen progenitora y ofenden la inteligencia de los potosinos, son 13 actuales legisladores locales, que pretenden buscar otro cargo de elección popular en los comicios de este próximo 6 de junio, se trata de: Mauricio Ramírez, Laura Patricia Silva, Ricardo Villareal Loo, José Antonio Zapata, Rubén Guajardo, Martha Barajas, Paola Arreola, Eugenio Govea, Óscar Vera, María Consuelo Carmona, Angélica Mendoza, Alejandra Valdez y Pedro “el mijis” Carrizales, éste último bajado por el Tribunal Electoral de su candidatura a diputado federal, debido a que no acreditó su “origen indígena”. ¿En qué cabeza cabe que después de un desastroso desempeño como diputados, donde se embozaron millones de pesos de nuestros impuestos sin hacer absolutamente algo y sin el menor esfuerzo, de su nula actividad legislativa, de sus inasistencias, sus flojeras y sus mentiras, todavía tengan el descaro de pedir el voto para ocupar otra vez una curul, una alcaldía o cualquier otro cargo?, deberían de pedir disculpas e irse a sus casas con el dinero mal habido que recibieron durante su gris paso por el Legislativo, tantita madre y poquita vergüenza…

ES primordial la propuesta del comandante Miguel Naya, de aplicar a los candidatos a cualquier cargo de elección los exámenes de Control y Confianza, sí es un requisito para ser policía, ¿por qué no a quienes pretenden gobernarnos?, bien haríamos en saber los resultados de sus antidoping y psicométricos, para no traer luego candidatos desquiciados volando temerariamente helicópteros por todos lados o bailando semi desnudo, como el “tekmoloco” , que lo único que busca es que su pareja sentimental sea diputada local, o mentirosos y corruptos como Rubén Guajardo y Ricardo Villarreal Loo, si uno solo de los actuales diputados que estarán en las boletas electorales gana, ni nos quejemos, como sociedad nos merecemos a quienes nos gobernarán, no hay más…Armando Acosta

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.