31-01-22

PARECE increíble que en pleno Siglo XXI, en nuestro querido San Luis Potosí, aparezcan organizaciones como una ultraconservadora, trasnochada, obtusa, irracional, misógina, homofóbica, obscurantista, intransigente e ignorante como lo es “+ Humanos” que tiene como eslogan “una derecha de verdad”, que fue presentada públicamente la semana pasada en la entidad y que a decir de sus integrantes, busca convertirse en un partido político, sin empacho se autodenominan de “ultraderecha” y se declaran rotundamente contra el movimiento feminista, el aborto, los matrimonios igualitarios, anticomunista y hasta contra el Instituto de las Mujer del Estado de SLP (IMES)…

LA mayoría de las personas que presentaron a “+ Humanos”, son integrantes del extinto Partido Encuentro Solidario, anteriormente Encuentro Social, quienes perdieron sus registros por su pobre votación, otros más de la organización “México Libre”, creada por el ex Presidente de la República Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala, de triste memoria para los mexicanos, abiertamente “Pro Vida” y otras organizaciones ultraconservadoras…

LAS organizaciones de ultraderecha moderna -que algunas se han convertido en partidos políticos-, tienen su origen en la denominada “Guerra Cristera” o “la Cristiada”, un sangriento enfrentamiento entre fuerzas federales y grupos radicales católicos, surgido por la intransigencia y cerrazón del poder político en turno y la jerarquía católica, el conflicto que prácticamente fue una “guerra civil”, se desarrolló en dos periodos, el primero, el más cruento, de 1926 a 1929 en tiempos de Plutarco Elías Calles, y de “la segunda” reavivada por la oposición del clero por la “educación socialista” impuesta por Lázaro Cárdenas, entre 1934 y 1938, según estimaciones solo la primera “Cristiada” dejó al menos 250 mil víctimas mortales, …

A finales de los años 30´s, los cristeros se agruparon en torno a varias organizaciones: la Liga Defensora de la Libertad, la Unión Popular y, principalmente la Unión Nacional Sinarquista mejor conocida como Sinarquismo, alimentado por la Asociación Nacional Católica de Padres de Familia o la Asociación Católica de Jóvenes de México (ACJM), el sinarquismo comulgaba abiertamente con el nacionalismo, el fascismo, el anticomunismo, falangista y fervientemente católico, incluso señalado y relacionado con el nazismo alemán, el franquismo español y el fascismo italiano, el sinarquismo resurgió en los años 70´s a través del Partido Demócrata Mexicano, que postuló a la Presidencia de la República a Ignacio González Gollaz quien obtuvo sólo el 1.8 por ciento de la votación, en 1982 postuló al potosino Gumersindo Magaña a la Presidencia, con iguales resultados…

LOS herederos de esa ultraderecha ya no son católicos, recientemente el Partido Encuentro Social y posteriormente Encuentro Solidario, son de corte cristiano-evangélico, fundado por un pastor de la iglesia pentecostal que pese a su ideología conservadora, no tuvieron empacho en aliarse en la elección Presidencial de 2018 con el partido más izquierdista como lo es Morena, aunque no pudieron en estos últimos comicios conservar su registro…

REGRESANDO al tema inicial de “+ Humanos”, no tiene futuro, ni político ni social, es una organización que nació muerta a pesar de que su vocero, Gabriel González Oricio, aseguró en la presentación que sus propuestas “son de avanzadas” y que “no se identifican con extremismos”, sólo hay que ver su logotipo, una cruz dentro de un círculo, muy parecido al símbolo conocido como la ”cruz solar” emblema común en artefactos de la prehistoria en Europa, y retomado por grupos neonazis y de extrema derecha como el chileno “Patria Nueva Sociedad, ya disuelto o el “Ratzniks” una organización búlgara de extrema derecha y también utilizado por algunas ramas del Ku-Kux-Klan…

PERO donde si de plano se perdió la cordura y la razón, fue cuando la directora de asuntos jurídicos de “+Humanos” y ex candidata a la alcaldía capitalina por el PES, María Teresa Carrizales Hernández, hace unos días se apersonó en las instalaciones del IMES, frente al Jardín Colón, donde acusó a las directoras de la dependencia de “realizar rituales de brujería” en el edificio, y además se llevó una bandera feminista diciendo “mi nombre es Tere Carrizales y sí me la estoy robando, porque puedo”, además de anunciar que esta era la primera de muchas acciones. No cabe duda que a Tere Carrizales se le acabaron de aflojar los tornillos después de la condenable arrastrada que policías municipales en tiempos de Xavi Nava le propinaron, al sacarla de una oficina del Registro Civil, ni hablar…Armando Acosta

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.