29-10-22

NO nos gusta decir se lo dijimos, pero se lo dijimos desde el principio, desde enero de 2020, cuando el impresentable Xavier Nava Palacios, en ese entonces alcalde de la capital, anunció que su administración adquiriría 50 mil lámparas tipo LED, de tipo ahorradoras, con una inversión de 350 millones de pesos, al final de un amañado proceso de licitación cuestionado por la mayoría de las empresas participantes, resultó ganador del concurso la empresa poblana Traffic Ligth, pero el contrato fue de 395 millones 500 mil pesos, a razón de 296 millones por el costo de las luminarias y 99.5 millones “por instalación”…

ES decir, en total, cada lámpara y su instalación le costaron a los potosinos 7 mil 910 pesos, una barbaridad. Primero porque las luminarias adquiridas por Xavi Nava no eran las más óptimas ni las más ahorrativas técnicamente, la organización Ciudadanos Observando, en su investigación “El lado oscuro de las luminarias” realizando una comparativa de precios y calidad, encontró que las lámparas tipo Ray-Hunters o similares, con una capacidad ahorrativa mayor a las Road-Focus marca Phillips, adquiridas por Nava Palacios, además de mejor calidad eran mucho más baratas, pues de haber adquirido este tipo, de nuestros impuestos se hubiera podido ahorrar alrededor de 111 millones de pesos…

PERO eso no es todo, el precio en el mercado de las luminarias adquiridas era, en ese tiempo casi un 50 por ciento más barato, es decir, se compraron con un sobreprecio casi del doble, pero además, y también se lo dijimos, la instalación resultó un fraude, pues fue realizada en los vehículos que al inicio de su administración Nava Palacios arrendó, también a sobreprecio, y el personal que trabajó en reemplazar las lámparas, eran empleados del ayuntamiento, pero además, resulta que las 50 mil lámparas de vapor de sodio sustituidas por las de LED, las cuales al menos el 80 por cientos se encontraban en perfecto estado, sólo aparecieron 5 mil en los almacenes del municipio, lo que ameritó una denuncia penal de la actual administración en contra de quien resulte responsable, además una querella más porque de la tecnología e instalación que se contrató y se pagó, no fue cumplido a cabalidad por la empresa, es decir, un desaseo de inicio a fin, un negocio redondo del nieto del Doctor Nava y su perniciosa camarilla. Y bueno, por sí hubiera duda de las corruptelas, ayer, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) publicó los resultados de las auditorías a las cuentas públicas del ejercicio 2021, donde detectó anomalías en la entidad por 184.1 millones de pesos; la más onerosa, de 82.1 mdp, se le encontró nada más y nada menos al ayuntamiento de San Luis Potosí, por malos manejos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios (Fortamun) destinados a la renovación del alumbrado público de la ciudad, las famosas lámparas LED…

EL segundo ente auditado con más recursos observados, fue el Colegio de Bachilleres (Cobach) por un monto de 71.1 millones de pesos, es decir, el 83 por ciento del total del monto observado por la ASF a todos los entes auditados de SLP, corresponden sólo a dos dependencias: el ayuntamiento de la capital y el Cobach, las observaciones al Colegio de Bachilleres son debido a que se destinaron fondos federales a destinos de los que no se acreditó la aplicación a a los objetivos autorizados para el fondo. El Cobach en esos tiempos, estaba encabezado por Marianela Villanueva Ponce, quien abandonó la dirección de los Colegios de Bachilleres para irse de candidata a diputada federal por el II distrito por la alianza “Va Por México”, tras su salida comenzaron a circular diversas versiones de malos manejos durante su gestión en esta dependencia educativa, sin pruebas, pero con muchos detalles, se daban cuentas de algunos malos manejos, que si los uniformes, los libros, la renta de inmuebles, que la asocia con un sujeto de nombre Héctor Rangel pero lo que nos llamó la atención es la mención de una empresa, “EDUCAP, Centro de Formación Integral”, con domicilio en la calle de Julio Verne 285, en la colonia Polanco, en la capital…

EN algunos sitios consultados por quien esto escribe, EDUCAP, aparece con un correo [email protected] y en una base de datos de proveedores del Colegio de Bachilleres de Querétaro, como contacto de EDUCAP aparece una señorita de nombre Ayleen Rangel Pérez, mucha casualidad que en estas búsquedas, en la empresa mentada aparezcan los apellido Villanueva Rangel. Pero eso no es todo, recientemente, EDUCAP, aparece como proveedor de “capacitación de jóvenes” del partido tricolor en SLP, “casualmente” el exdirigente juvenil del PRI es nada más y nada menos que el yerno de Marianela Villanueva, el tránsfuga Gerardo “Chilito” Serrano, demasiadas coincidencias, pero en fin…Armando Acosta

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.