29-06-22

LA tragedia de los migrantes. A las 17:55 horas del pasado lunes, al número de emergencia 911 de San Antonio, Texas, se recibió una llamada de una persona que reportó un cuerpo tirado en la calle, cerca de un tráiler de cabina color rojo de donde, según el testigo, aseguró escuchar gritos que provenían del interior, el vehículo estaba estacionado cerca de las vías del tren de la calle Cassin, en el vecindario Soutwest Side, cerca de la base de la Fuerza Áerea de Lackland, a escasos 12 kilómetros del centro de la ciudad de San Antonio…

EN no más de siete minutos, al sitio señalado arribaron al menos una docena de ambulancias, 20 unidades de bomberos, decenas de patrullas y cientos de elementos de bomberos, paramédicos y policías, que efectivamente como se relató en el reporte, localizaron el cuerpo de un masculino ya sin vida afuera del tráiler y cuando abrieron la puerta de la caja, la escena era dantesca: un amasijo de cuerpos apilados de hombres y mujeres, la mayoría sin signos vitales, los menos, que aún se encontraban con vida, estaban tan débiles que no podían levantarse, eran tantos cadáveres que los socorristas tardaron casi una hora para detectar quien todavía respiraba…

EL terrible y lamentable saldo de este “tráiler de la muerte” es hasta ahora de 51 personas fallecidas debido a la asfixia, deshidratación y el calor, todos migrantes indocumentados, de los cuales 27 son de nacionalidad mexicana, mientras que hay 13 sobrevivientes, entre ellos varios menores de edad, cuya condición de salud se reporta como critica…

HASTA ahora no hay información de que algún vecino de la zona o testigo haya señalado desde a qué hora fue abandonado el tráiler en el lugar, según el Servicio Meteorológico de los EEUU, el estado de Texas entre otros estados sufre una de sus peores olas de calor, los meteorólogos reportan oficialmente que este mes de julio es el más caluroso de la historia en San Antonio. La temperatura en la tarde de ese fatídico lunes en la zona fue de alrededor de los 37 grados centígrados, según expertos estiman que la temperatura al interior de la caja del vehículo pudiera haber llegado a los 55 grados, según reportes policíacos no se encontró evidencia de que al interior hubiera botellas o algún otro recipiente con agua, además de que la caja no contaba con aire acondicionado…

SEGÚN versiones, el tráiler habría entrado a los Estados Unidos por Nuevo Laredo, Tamaulipas a Laredo, Texas, lo más extraño es que el vehículo con al menos 64 personas en su interior no fuera detectado por “la migra” en el “chek point”, el punto de control de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés,) que se encuentra en la carretera interestatal 35, aproximadamente a 30 millas de distancia de Laredo, que raro, si estas garitas cuentan con lo último en tecnología, desde perros adiestrados, sensores de calor, rayos x, etcétera, etcétera…

EN la escena del crimen, un hombre de nacionalidad estadounidense, Homero Zamorano de 45 años, fue arrestado por la policía al intentar huir del lugar, el sujeto resultó ser el chofer del tráiler y al momento que se le detuvo, se encontraba totalmente intoxicado al parecer con metanfetaminas, por lo que tuvo que ser hospitalizado y puesto bajo resguardo policiaco, mientras que el domicilio donde está registrado el permiso del “tráiler de la muerte” está ubicado en San Antonio, donde la policía realizó una redada donde detuvo a Juan Francisco D´Luna Bilbao y Juan Claudio D´Luna Méndez, al parecer padre e hijo, dos ciudadanos mexicanos con visa de turista, al que también se les encontró varias armas de diferentes calibres…

“ES una terrible tragedia” declaran alcaldes, presidentes, políticos mexicanos y gringos, que politizan y utilizan la desventura para descalificarse mutuamente. No sólo es “terrible” es la peor tragedia en la historia reciente, donde más víctimas mortales de migrantes cobra el tráfico de personas, la tragedia del hambre, la pobreza, la falta de oportunidades y recientemente la inseguridad que obliga a los mexicanos a arriesgar la vida para buscar “el sueño americano” que se convierte en una pesadilla…

PARA qué nos hacemos, todo mundo tiene al amigo o el primo que conoce a un “coyote” sea en la zona metropolitana, o en la más recóndita ranchería, todo mundo sabe que las autoridades de los tres órdenes de gobierno están coludidos con estas organizaciones criminales de tráfico de personas que operan impunemente, también la corrupción que existe en autoridades de Estados Unidos, ya le contaremos la historia real de un paisano potosino que vivió el infierno de irse al norte con un “coyote”….Armando Acosta

 

 

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.