29-02-24

EL coleccionista de premios inútiles…

EL todavía alcalde capitalino Enrique Galindo, continúa “jugándole al tío Lolo”, y continúa con esa fijación enfermiza por obtener premios y reconocimientos, aunque sea inútiles aunque sean ficticios, aunque sean comprados, aunque sean otorgados por entidades “patito”, Galindo, en su diminuta cabeza piensa y actúa como si los capitalinos fueran tontos, como si no razonaran, como si se tragaran todas sus mentiras montadas en un escandaloso aparato de promoción alimentado con millones de pesos de nuestros impuestos. Mire Usted: Premio Pasaporte Abierto, premio Destino Turístico, premio ISTO Awards para autoridades públicas (sic), premio al Experto del Año, Premio a la Inclusión, premio Mejor Medio Especializado(sic), la tan traída y llevada Escoba de Platino, reconocimiento “Calidad de Vida” por “la implementación de políticas públicas y sociales transparentes…

TODOS los premios, impulsados en todos los medios mediante gacetillas pagadas y costosas pautas en redes sociales, son acompañados por boletines muy similares, por ejemplo: “El ayuntamiento de San Luis Potosí que encabeza el Alcalde Enrique Galindo Ceballos, se enorgullece en anunciar que, derivado de su destacado trabajo en el ámbito de Turismo Gastronómico, la ciudad ha sido seleccionada como finalista en los Premios Excelencia Internacional 2024, La nominación bajo la categoría “Excelencias Gourmet”, si no conociéramos a Galindo el tío Lolo, nos imaginaríamos a un alcalde en un metate moliendo el maíz con chile para la masa de las enchiladas o torteando sudando la gota gorda frente al anafre de cartón, pero no es sólo pagar una millonada, trasladarse a Madrid, Estados Unidos o Ciudad de México para recibir el “premio”, tomarse la foto y promoverse…

OTRO inútil premio más como muestra de que sólo sirven para el lucimiento del inepto alcalde, es el siguiente: “El alcalde Enrique Galindo, a nombre del Ayuntamiento de San Luis Potosí, recibió el Premio Transformando a México desde lo Local, del programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, otorgado por el exitoso programa de Futuros Emprendedores”, otro ejemplo es el reconocimiento como “Ciudad del Aprendizaje” y “Ciudad patrimonio” ambos, presuntamente entregados por la Unesco pero al parecer también son un fraude. O que tal el premio: “Ciudad Árbol del Mundo” y el que de plano se voló la barda es la designación de ciudad como “Capital Americana de la Cultura” por parte de una organización “patito”, lo más extraño es que esté último reconocimiento es 2025, así como lo lee, por Dios. Galindo, además de premios inútiles, es muy dado a exagerar, como dicen en el barrio “le pone mucha crema a sus tacos”, un día para barrer y pintar guarniciones lo denomina “domingos de pila”, a un día normal de trabajo, lo bautiza “día de talacha”, reemplazar un lámpara le llama “alumbrado estratégico”, obviamente toda esta faramalla, es sólo para promocionar su imagen, pero sin éxito…

EN el mundo real, muy alejado de la burbuja rosa donde habita Galindo, la realidad se impone. Por más que en su costosa publicidad diga que va un millones metros cuadrados de pavimento, las calles de la ciudad siguen, en su mayoría, destrozadas, el asfalto colocado es de pésima calidad que con las próximas lluvias quedará demostrado y a un sobreprecio enorme, por más que presuma que se han repartir millones de litros de agua, la realidad es que la mayoría de los capitalinos sufren del desabasto, tienen que pagan un recibo que puntualmente envía el Interapas por un servicio inexistente y además tienen que pagar servicio de pipas privadas o del corrupto organismo operador, además de que se está utilizando “la crisis hídrica” para robarse millones de pesos y justificar su opacidad…

DE nada sirve que presuma la creación de la inútil Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, la compra de cientos de patrullas, cámaras inservibles, y gastar millones de pesos en cuestionados proveedores, si la inseguridad en la capital sigue imparable. Publicitar, exagerar magnificar acciones y premios “patito” es sólo una muestra de la inseguridad y frustración de Galindo, aplaudirle a cualquier funcionario público por hacer su trabajo es como aplaudirle al cajero automático cada vez que retiramos dinero, pero en fin. Por cierto, ¿Cuándo tendrá la decencia de pedir licencia al cargo para hacer proselitismo para su reelección?, primero hay que enseñarle que es decencia…

PD.- El Dr. Simi-Zermeño y su “austeridad”. Desde que llegó al cargo, hace casi cuatro años, el rector de la UASLP se la ha pasado lloriqueando porque no le alcanza el dinero, ¿Qué tiene que decir Zermeño de la compra por casi 30 mil pesos por un traje de vestir para el líder del sindicato administrativo Luis Gerardo Rivera Müller, a finales del año pasado?, ya le daremos más detalles…Armando Acosta

 

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.