28-10-22

EN el hoyo. Imagine Usted querido lector: Usted es un empresario muy, muy rico y funda una gran empresa, de lo que Usted guste y mande, fabricar cajas, carros, casas, etcétera, para este fin la ubica en modernas y cómodas instalaciones, la equipa y la amuebla con lo mejor, tiene altos directivo con excelentes salarios, mandos medios, y muchos empleados, también con muy buenas remuneraciones, al año a esta empresa le destina un presupuesto de mil 300 millones pesos, con todo esto Usted esperaría una altísima producción y gran calidad en los resultados, pero al final del año resulta que sólo produjeron 63 productos, eso sería un gran fracaso, una gran decepción y sin duda un enorme engaño y simulación de todos los que trabajen en esa hipotética empresa…

PUES fíjese que sí sucede en nuestro querido San Luis de la Patria, el Poder Judicial del Estado, quien subsiste de un presupuesto de más mil 300 millones de pesos al año, pagados con nuestros impuestos, durante 2021 “atendieron” por así decirlo, 33 mil 456 causas penales interpuestas por diversos delitos, de las cuales, sólo en 63 casos hubo una sentencia condenatoria, así como lo escucha sesenta y tres, es decir una eficiencia de apenas 0.12 por ciento, en términos prácticos es como si la policía al año detuviera sólo 63 delincuentes, una barbaridad…

EN tanto, en lo económico dividiendo los mil 300 millones de pesos de presupuesto anual entre los 63 sentencias condenatorias, no da que cada una de estas sentencias nos costó a los potosinos la friolera de 20 millones 900 mil pesos, así es cada delincuente que pisó la cárcel nos costó casi 21 millones de pesos, una locura, una incongruencia, una ofensa a la inteligencia de los potosinos. Durante muchos años el Poder Judicial se ha convertido en una “casta dorada”, una burocracia altamente beneficiada sin rendir cuentas, lenta, onerosa e ineficiente, una agencia de colocación donde los magistrados y jueces ingresan a la nómina oficial a esposas, hijos, sobrinos, compadres, hermanos, vecinos, amigos y tienen el descaro de incluir a sus “amiguitas”, opaca a más no poder y principal generador de impunidad en la entidad…

DECIR que estamos en el hoyo es poco, para abrir boca, están la “cifra negra”, los delitos que por varios motivos no son denunciados y que ronda por el 93 por ciento en la entidad, luego tenemos pocos y mal capacitados policías, que capturan a una mínima cantidad de delincuentes, los cuales un porcentaje aún menor son consignados y los que llegan ante un juez sólo 63 recibieron sentencias condenatorias, por Dios, con razón estamos como estamos. ¿Quién evalúa a los magistrados, jueces, secretarios, y demás personal del Poder Judicial?, ¿Con qué argumentos saldrá doña Olga Regina para explicar su terrible desempeño?, ¿Cómo justificaran sus enormes emolumentos ante tan pobres resultados?, ¿sabrán que existe un delito llamado prevaricato, que consiste en dictar una resolución arbitraria a sabiendas de su injusticia?, que alguien se lo explique con peras y manzanas a la jueza María Sara de la Luz Bernal Ramírez, pero en fin…

PASANDO a otro tema, tómelo bajo reserva pero trascendió que después de presentar su primer informe de gobierno, el Alcalde capitalino ofreció una cena muy privada, resulta que ya relajados tras la presión, varios funcionarios discutían entre sí, entre ellos Martín Vaca, el defenestrado Benjamín Alba, entre otros, el motivo del desacuerdo es por ver quién era el primero en “partirle su mandarina en gajos”, al insoportable e impresentable Secretario Técnico, Carlos “el plomito” Rodríguez Vázquez, que corrió a esconderse tras el alcalde Galindo. “Plomito” Rodríguez o “el Dios” porque nadie lo puede ver, ha creado un ambiente verdaderamente tóxico, se mete en todo sin resolver nada, lo más extraño es que este sujeto no desquita ni un solo centavo de su salario, pues todo el trabajo que le corresponde, contrata empresas que no cobran nada barato, que el Plan Municipal de Desarrollo, que el Informe, lo que sea el no sabe hacer nada más que chismes y problemas, pero la culpa no la tiene el indio, sino quien lo hace secretario técnico, ni hablar…

POR cierto, dice el alcalde Galindo que en el caso del panteón de Pozos, ya tiene el terreno, ya tiene el dinero y ya tiene los permisos, ¿entonces por qué demonios no lo ha iniciado a más de un año de haber asumido el cargo?…

PD.- Hoy al parecer iniciará el “operativo barredora” que consiste en limpiar el Centro Histórico en todas los sentidos, comenzando por los ambulantes, enhorabuena, tardaron un año pero nunca es tarde…Armando Acosta

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.