28-07-22

UNA no rectifica todavía y la otra se arrepintió por la tarde…

DOS escuelas en la Zona Metropolitana de San Luis Potosí generaron quejas por la falta de mesura en los procesos de inscripción; acostumbrados a presionar a los padres de familia para recibir cuotas y colegiaturas, amenazaron con dejar fuera de los planteles a los hijos de familias pobres…

ES cierto que abundan los padres o tutores irresponsables, que no velan por sus hijos ni el estado físico de las escuelas, ni la seguridad, y a veces ni siquiera conocen lo que sus pequeños llevan en las mochilas, que a veces puede ser desde juguetes para distraerse en clases, hasta sustancias prohibidas a las que pudieran tener acceso por descuido de los papás, e incluso de las propias escuelas…

SIN embargo, los planteles educativos requieren de fondos para su operación, que van desde mejoras a las aulas, hasta la seguridad y la higiene, la compra de materiales y el pago de sueldos, y esos no llegan por arte de magia, sino por el suministro de recursos del propio gobierno, y otros complementarios, que deberían ser voluntarios, y también producto de compromisos…

ENTRE los que no pueden pagar la inscripción o el ingreso a las escuelas se encuentran familias que quizá en lo que va de la pandemia perdieron algunos de los responsables de proveer los alimentos y el sustento a la casa, niños totalmente desamparados, mártires de la devaluación o la crisis económica, o algunas encabezadas por tutores que a veces están mal acostumbrados a vivir de la asistencia social…

UN plantel educativo del barrio de Tequis fue escenario de la inconformidad de padres de familia que recibieron un mensaje amenazante, en el que avisaban de la expulsión de niños cuyos padres de familia no pudieron pagar una inscripción, y de la firma de pagarés con el fin de garantizar los ingresos, a cambio de mantener la inscripción; la tarde de este miércoles rectificaron y dieron marcha atrás a la validez de la firma de los pagarés; o no querían dejar huella o en su caso entendieron lo que obliga la ley…

EN otra escuela en el oriente de la capital, el director permitió la publicación de una amenaza de la Sociedad de Padres de Familia, para no permitir el ingreso de alumnos cuyos papás no paguen. En este caso, se trata de una sociedad de padres de familia que ya se eternizó en el cargo…

LA educación es una corresponsabilidad de las escuelas y los padres de familia, pero también es cierto que en múltiples casos la economía se derrumbó, y no hay forma de pagar, si no es pasando la vergüenza de vender las pocas cosas que tienen para sobrevivir; entonces, lo que necesitan no es hostigamiento ni amenazas que exhiben la miseria humana tanto de directivos de escuelas como de mesas directivas, sino ayuda que permita a los niños salir adelante…

POR el otro lado, aquellos que sí tienen posibilidades económicas, bien pueden organizarse para aportar recursos que mejoren las escuelas, y mantenerlas seguras y en buen estado, solo por el hecho de mejorar el hábitat que muchas veces es más seguro que la propia casa. La idea tampoco es universalizar el abandono de las escuelas, pero sí dar una oportunidad a los hijos de los papás que en verdad no pueden pagar una escuela, al menos en las duras condiciones actuales.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.