28-04-22

“LES señalo por armas para que pueda usar en ellas, un cerro con campo azul y oro, con dos barras de plata y otras dos de oro, y con la imagen de San Luis en su cumbre; y en cuanto a esto apruebo el señalamiento de dichas armas y en lo demás…Yo el Rey”, dijo Felipe IV de España, llamado “El Grande, el 17 de agosto de 1658, 60 años después de la fundación de San Luis Potosí, aunque esta fue la confirmación del otorgamiento del título de ciudad y su escudo de armas, otorgado por el Virrey Don Francisco Fernández de la Cueva Duque de Alburquerque, al entonces denominado pueblo hispánico San Luis Minas del Potosí de la Nueva España…

EL escudo de armas que comparte la ciudad capital con el estado, está compuesto por un campo dividido en azul y oro, y en cada división dos lingotes de oro y dos de plata, con la figura de San Luis Rey de Francia sobre la imagen del Cerro de San Pedro con las tres entradas a sus bocaminas y su villa, lugar donde se encontraban las minas que dieron origen a la fundación de la ciudad capital, todo enmarcado por una bordadura irregular de color ocre. El Significado de San Luis Rey es de justicia, lealtad y serenidad, el campo azul, la grandeza, la equidad y la valentía, el campo oro, la nobleza y pureza de sentimientos, las barras de plata y oro, minerales que hicieron famosa la producción minera de esta entidad y el cerro, la esperanza de gran futuro depositada en los magueyes de estas tierras. Pero gracias a la corrupción rampante en los sexenios de Vicente Fox como Presidente de la República y de Marcelo de los Santos en la gubernatura, el cerro de San Pedro desapareció al igual que el oro y plata que dieron fama a San Luis, a tal grado de que se le agregó el “Potosí” como las minas de este poblado en Bolivia, que eran las más ricas y productivas de la Nueva España…

LA Minera San Xavier, es una filial de la empresa minera canadiense New Gold Inc. Fue quien destruyó el legado histórico de los potosinos, el cerro de San Pedro, a base de miles de toneladas de explosivos para extraer miles de toneladas de oro y plata en un proceso sumamente controvertido, por ser altamente contaminante, la lixiviación por medio de cianuro, dejando pingües ganancias y beneficios a los potosinos (menos a De los Santos y compañía que se forraron con los moches de los canadienses) y a los sanpetrenses que hoy ven cómo su ciudad quedó devastada, y ahora la empresa canadiense abandona el sitio dejando graves daños a la ecología, mantos freáticos y ecosistemas además del patrimonio histórico…

EN un reportaje del Semanario Proceso publicado en junio de 2019, denominado “La Minera San Xavier y el saqueo del patrimonio de SLP”, dice: “Desde que la Minera San Xavier (MSX) solicitó autorización para su proyecto de explotación de oro y plata, mediante el método de minería a tajo a cielo abierto, se encendieron las luces de alerta entre la población y los defensores citados. En el año 2000, el entonces Instituto Nacional de Ecología tenía clasificado al proyecto como “crítico y coyuntural”. El método se conocía poco entonces, pero se puede resumir así: Mediante toneladas de cargas de explosivos, se fue demoliendo el cerro, el material extraído se lava con grandes cantidades de cianuro (32 millones de litros de agua mezclados con 16 toneladas de cianuro se han utilizado diariamente para el proceso) para separar el oro y la plata de la piedra y demás materiales que conformaban el cerro. Lo que quedó donde antes existió el cerro son montañas de desechos contaminantes alrededor y una zona semiárida. El cerro es hoy un tajo a cielo abierto. Se advirtió desde el inicio de los trabajos que quedaría un cráter “semejante al estadio Azteca” y similar al que ya había dejado la minera Real de Ángeles, en Zacatecas”…

ES decir, primero las riquezas de San Luis Potosí, que no eran pocas, fueron saqueadas por los españoles durante toda la época colonial, y lo poco que quedó fue sustraído con un alto costo por los canadienses, quienes pulverizaron el cerro insigne de San Pedro. Aunque la Minera San Xavier diga hasta el cansancio que su cierre de actividades será “responsable” tanto en lo ambiental como en lo social, y que tiene un plan de restauración para mitigar el impacto al medio ambiente, con fecha límite el 2021, ya nadie le cree. Tómelo bajo reserva, pero en los próximos días, tanto la Segam estatal como la Profepa y la Semarnat federales llevarán a cabo, in situ, una inspección a fondo de los daños provocados por la Minera San Xavier, iniciarán con un procedimiento alrededor del polígono que le aprobaron en su momento para verificar los niveles de daño ambiental, la detoxificación de los patios de lixiviación y el monitorio de la presencia de cianuro en los mantos freáticos, en hora buena, ya era hora de que alguien metiera en cintura a los saqueadores de las riquezas y patrimonio histórico de los potosinos…Armando Acosta

 

 

 

Bookmark the permalink.

Comments are closed.